libero

Lunes, 28 de abril de 2008

FúTBOL › LA DIFERENCIA ENTRE LOS PLANTELES

Había más en el banco

Tanto el desarrollo como el resultado sugieren que los jugadores que habitualmente no son titulares en San Lorenzo están en mejor nivel que los de Boca, lo que no es poco en etapa de decisiones.

 Por Daniel Guiñazú

Que el equipo alternativo de San Lorenzo le haya ganado al equipo alternativo de Boca no revela que Ramón Díaz cuente con un plantel más amplio y variado que Carlos Ischia. En todo caso, pone en claro que los jugadores que habitualmente no son titulares en San Lorenzo están en mejor nivel que los de Boca. Y eso no es poca ventaja ahora que ha empezado el tiempo de las definiciones y todos los partidos serán decisivos o casi, de aquí hasta finales de junio.

San Lorenzo disimuló mejor sus ausencias que Boca. Y ésa puede ser una de las explicaciones posibles de la victoria de los azulgranas. Con seis hombres distintos respecto del equipo que en la semana derrotó a Vélez (jugaron Tula, Aguirre, Voboril, Rivero, Aureliano Torres y Menseguez por Adrián González, Méndez, Placente, Acevedo, D’Alessandro y Silvera), en lo bueno y en lo malo, este lado B de San Lorenzo no se diferenció tanto del lado A. Se pareció en los claroscuros, en las irregularidades. Fue y vino, se encendió y se apagó varias veces en el partido. Como si le costara mantener la presión y el ritmo durante un rato largo. Cuando lo apretó a Boca en el medio y lo apuró en el fondo con las corridas de Menseguez y de Bergessio, marcó diferencias nítidas. Cuando dejó de hacer y dejó hacer, mantuvo vivo a Boca y se colocó, sin quererlo, al filo de la igualdad.

Pero fue en el plano de las individualidades donde más se notó que San Lorenzo tiene mejores reservas que Boca. Ramón Díaz hizo tres de sus seis variantes en el fondo y, sin embargo, el equipo no resignó solidez para defenderse. Tula, Aguirre y Voboril dieron la talla del partido. En cambio, la defensa emparchada de Boca lució lenta y vulnerable. No fue casualidad que Maidana, Cáceres y Monzón terminaran siendo amonestados, sino la confirmación de que no hicieron bien sus deberes. En el medio, mientras San Lorenzo pudo absorber mejor la ausencia desde el arranque de D’Alessandro, a cada momento Gracián hizo recordar que estaba jugando en el lugar de Riquelme, y ni Ledesma ni Cardozo pudieron igualar lo que Rivero y Aureliano Torres le aportaron a San Lorenzo.

Por último, en el duelo de los delanteros también hubo ventaja para el equipo de Ramón. Menseguez resultó uno de los destacados del clásico. En Boca, Boselli chocó siempre y ni siquiera la entrada de Castromán para jugar arriba con tres en el último cuarto de hora, pudo cambiar la escena. De todos los que entraron, Cristian Chávez, por su rapidez para tocar e ir a buscar y su rara capacidad para tomar una mayoría de buenas decisiones, fue el único rescatable en Boca. Un Boca que, desde el banco, no le da a Ischia las respuestas que está necesitando en un momento clave. Ramón tuvo más suerte. Justo en el comienzo de dos semanas futboleras a todo o nada, descubrió que puede confiar en los que tiene sentados a su lado.

Compartir: 

Twitter
 

Palermo se tira a los pies de Bottinelli.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.