libero

Lunes, 17 de mayo de 2010

FúTBOL › SUPERó POR 2-1 A HURACáN Y CONSIGUIó UN MERECIDO TíTULO

Argentinos Juniors le puso el moño al Clausura

 Por Adrián De Benedictis

Argentinos llegó a la cima. El club de La Paternal festeja por estas horas la obtención del título, luego de una espera de 25 años. El triunfo logrado ayer ante Huracán desató finalmente el delirio de su gente, que presagió lo que podía suceder una semana atrás, cuando la hazaña ante Independiente sirvió como disparador de sueños postergados. El plantel conducido por Claudio Borghi superó en el juego a un rival que mostró demasiada fragilidad en ofensiva, y también muchos inconvenientes en el momento de defender. Si bien la diferencia fue sólo de un gol (2-1), los visitantes no pudieron extender la ventaja por propias imprecisiones y por el buen rendimiento del arquero Gastón Monzón.

El fútbol que caracteriza a Argentinos apareció en gran parte del desarrollo, y la circulación de pelota con la agrupación de jugadores en distintos sectores también se hizo presente en Parque Patricios. Ni siquiera la situación de incertidumbre que le tocó vivir lo hizo salir de su libreto: a los 11 minutos del primer tiempo, Estudiantes convertía su primer gol y en ese instante era el ganador del certamen. Pero los platenses pudieron disfrutarlo sólo durante 12 minutos, debido a que Juan Mercier marcó el primer gol con un cabezazo, a los 23, y todo comenzó a simplificarse para Argentinos.

El equipo diseñado por ese entrenador que no se paró del banco de suplentes en todo el encuentro, recuperaba la pelota en la mitad de la cancha por intermedio de Ortigoza y Mercier, y luego la trasladaba hacia la posición de Coria, el encargado de habilitar a los hombres de punta. De esa manera fue exigiendo a Monzón, quien evitó que su equipo no fuera perdiendo por tres o cuatro goles de diferencia en el primer tiempo. Apenas un anticipo de cabeza de Esmerado, luego de un corner, fue todo lo que exhibió Huracán en ataque en ese período.

Los goles de Estudiantes seguían apareciendo en Santa Fe, mientras Argentinos se había retrasado unos metros en el comienzo de la segunda parte; pero la tibieza de Huracán en ofensiva era alarmante. Para colmo, el local se quedó con un hombre menos por la expulsión de Goltz, y el ganador aprovechó mejor los espacios para volver a incursionar por el área de Monzón. Y después de que Prósperi desperdició una buen chance al rematar por arriba, Coria pudo marcar el segundo con un toque suave, luego de capturar un rebote en el palo por un cabezazo de Sosa.

Los incidentes entre los hinchas de Huracán y la policía se iban agrandando en la tribuna local, y ni siquiera el descuento del ingresado Sánchez, cuando su equipo estaba con nueve por la expulsión de Jerez, sirvió para apaciguar el clima.

El árbitro Saúl Laverni decidió no jugar el cuarto minuto adicional y el final desató el grito de todo Argentinos. De los que estuvieron en Parque Patricios y de los que se estaban acercando a su estadio para continuar con los festejos –con vuelta olímpica incluida– hasta la madrugada. En la cancha, los jugadores llevaban en andas a José Luis Calderón, que se retiró de la actividad con toda la gloria, a los 39 años. La misma gloria que Argentinos conoció por la década del ’80 y ahora extiende con toda justicia.

Compartir: 

Twitter
 

Mercier, la figura de ayer, levanta la Copa junto a Raymonda.
Imagen: Jorge Larrosa
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.