libero

Lunes, 5 de diciembre de 2011

FúTBOL › LOS HINCHAS CELEBRARON TODO EL PARTIDO Y ESTALLARON AL FINAL

La Bombonera, una fábrica de cotillón

 Por Adrián De Benedictis

El desenlace tan esperado finalmente se dio ayer en la cancha de Boca. El público descargó toda la ansiedad acumulada en los últimos días, y tuvo su de-sahogo con el mejor de los finales. En un escenario colmado en su capacidad, la gente del nuevo campeón del fútbol argentino vivió una jornada difícil de olvidar. Ese punto que necesitaba para sumar un nuevo título se empezó a conseguir desde temprano, y a partir de ahí todo fue euforia y delirio en la misma proporción.

Las elecciones presidenciales que se desarrollaron en el club también colaboraron para que el caudal de gente fuera enorme. Los alrededores del estadio comenzaron a recibir simpatizantes desde temprano, y el sentimiento dominante era que el festejo llegaría ahí mismo, ante Banfield, sin necesidad de esperar más tiempo. La decoración preparada contaba con mucho cotillón: globos, papeles, sombreros, banderas y, por supuesto, camisetas identificatorias.

La tribuna local también lució sus enormes insignias, que fueron desplegadas cada una en su momento oportuno. Más allá de que el empate le garantizaba el festejo, el primer gol de Darío Cvitanich, cuando sólo transcurrían nueve minutos, sirvió para calmar tanta tensión. Los colores azul y amarillo predominaban en cada rincón de la cancha, y tampoco faltó la pirotecnia para estas ocasiones.

La salida del equipo marcó uno de los puntos más altos de la jornada. La visibilidad estaba tapada por una lluvia de papelitos y de globos, que incluso no dejaban observar con claridad a los protagonistas. Las bengalas con humo de color, y los morteros lanzados desde lo alto de los palcos, iluminaron con otros tonos el cielo de La Boca. Todo eso era acompañado con cantos en agradecimiento a los futbolistas.

Los hinchas volvieron a tener su lugar destacado como cada vez que el éxito envuelve a la institución. Y como siempre, los recuerdos a su máximo rival, con el agregado de que transita ahora por el torneo de la B Nacional, a San Lorenzo y a Racing. Otro estallido se dio cuando el árbitro Héctor Baldassi marcó el final del encuentro ante el último del campeonato, con las diferencias futbolísticas entre ambos bien marcadas. Boca iniciaba otra vuelta olímpica.

En esos instantes reaparecieron las luces multicolores y los fuegos de artificio. La temperatura volvió a subir rápidamente. Allá arriba se asomaban las primeras estrellas de la noche, y había una nueva teñida con los colores de Boca.

Compartir: 

Twitter
 

Los hinchas le pusieron un color muy particular a la consagración.
Imagen: Jorge Larrosa
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.