libero

Lunes, 8 de julio de 2013

OPINIóN

Lo que importa no es el deporte sino el negocio

 Por Graciela Muñiz *

La Ciudad de Buenos Aires fue elegida sede de la edición 2018 de los Juegos Olímpicos de la Juventud, lo que se tomó desde el gobierno porteño como un nuevo logro de la gestión macrista, y que les va a permitir mostrar en teoría una ciudad preparada para albergar un evento de semejante magnitud.

Pero como siempre, una cosa es lo que parece y lo que se muestra, y otra muy distinta la realidad. ¿Buenos Aires posee suficientes recursos como para afrontar semejante acontecimiento? Claramente no. La respuesta surge de lo que se puede observar en cualquiera de los 12 polideportivos y 3 grandes parques que presentan un lamentable estado de abandono que sufren los usuarios de estas instalaciones todos los días.

Baños sin inodoros ni canillas en los lavabos; pastos extremadamente altos; playones para la práctica de deportes múltiples con rajaduras y pozos; canchas de baby fútbol, hockey sobre césped y pista de salto en alto con la alfombra de césped sintético rota o con ondulaciones, falta de elementos de seguridad como tapas de luz y enchufes, y otro sinfín de anomalías que podríamos tardar mucho tiempo en detallar, parece que no es lo que uno puede considerar como una ciudad apta para recibir a los Juegos Olímpicos de la Juventud.

El actual jefe de Gobierno porteño afirmó que “la ciudad cuenta con la infraestructura necesaria para organizar los Juegos”, y que en el Parque Roca se constituirá la Villa Olímpica. Estas instalaciones serán destinadas después a viviendas sociales como muestra de que la zona sur es “una prioridad” para su gobierno, algo que hasta el momento no se ve reflejado, ya que solo parece importarle esta zona de la ciudad para grandes emprendimientos privados como la construcción de Ciudad Rock en el Parque de la Ciudad o del Centro Cívico en las instalaciones del Hospital Borda.

El estado del predio que actualmente corresponde al Parque Roca no estaría en las condiciones adecuadas para realizar ningún tipo de actividad deportiva importante. Además no podemos olvidar que en diciembre del año pasado en una nueva muestra del afán por los negocios PRO, se entregaron 37 hectáreas para la construcción de un Polo Camionero. El abandono se traduce en baños arrasados, terrenos de fútbol sin pastos y con los arcos rotos, un consultorio médico sin los elementos necesarios, entre otras cosas.

¿Por qué esperar a que llegue el mencionado evento para empezar a invertir, en lugar de hacerlo desde ahora? Será que al macrismo no le interesa acercar a la gente a la práctica gratuita del deporte, y solo quiere tener un deporte que le otorgue rentabilidad, tal como ocurre con el campo de golf manejado por una empresa privada, siendo que son tierras públicas. No está mal que la ciudad y la zona se garanticen ingresos, si es por el progreso que esto trae aparejado; sí es cuestionable que el gobierno porteño, invierta, mejore y planifique cuando “estos negocios extras están garantizados”.

Deberíamos tener unos Juegos cada año y quizás Buenos Aires se volvería, con esta lógica, una ciudad modelo. Pero al término de las actividades olímpicas, la desigualdad, la falta de viviendas, de seguridad, el deterioro del espacio público, el cierre de cursos de grado y el achicamiento de las colonias públicas seguirán marcando el camino de este gobierno, el mismo de siempre, lo que importa no sos “vos”, es el negocio.

* Defensora adjunta del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

La piscina del polideportivo Martín Fierro, en un estado generado por la falta de mantenimiento adecuado.
SUBNOTAS
  • Lo que importa no es el deporte sino el negocio
    Por Graciela Muñiz *
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.