libros

Domingo, 16 de mayo de 2004

Perfiles > Thom Gunn (1929-2004)

 Por Sergio Di Nucci

Murió hace tres semanas el poeta inglés Thom Gunn, quien eligió vivir y terminar de escribir, un poco por necesidad, en los Estados Unidos. Compuso lo que para algunos son los mejores y más elegantes poemas de su tiempo –aun, o por eso mismo, cuando contaba con influencias tan distintas entre sí como Donne, Herbert o Allen Ginsberg.
Gunn escribió poemas balanceados y delicadísimos dedicados a motociclistas y camioneros, a Elvis Presley y a la cocaína, a incidentes rarísimos en los locales de McDonald o a orgías estrictamente homosexuales. Boss Cupid (2000) es su última y quizá mejor obra, donde ofrece, entre otras cosas, una secuencia de cantos a Jeffrey Dahmer, el asesino serial, caníbal y necrófilo, cuyas versos desarman.
Thomson William Gunn nació en Gravesend, Kent, el 29 de agosto de 1929. Sus padres se divorciaron cuando tenía once y después de cuatro años él mismo encontró a su madre suicidada. A Gunn le llevó 48 años escribir sobre aquella muerte. Incluido también en Boss Cupid, “The Gass-poker” condensa una obra cuya espontaneidad fue absolutamente deliberada.
Su primer libro de poesía fue Fighting Term, publicado en 1954. Sorpresivamente hasta para él mismo, en esos año se lo asoció con el grupete de poetas centrados en torno a Philip Larkin y Kingsley Amis, autodenominado “El Movimiento”. Tres años después publicó The Sense of Movement, ahora bajo la tutela de Christopher Isherwood, e ingresó como docente en la Universidad de California, en Berkeley.
Jack Straw’s Castle es el libro menos característico de Gunn. Publicado en 1976, allí adopta una entonación whitmaniana aunque un tanto reticente a las amplificaciones, a los extractos o decálogos de la experimentación. Pero en los ‘80, en plena epidemia del sida, retorna al camino de la precisión y la sobriedad -ahora no lo perdonaban quienes asociaban esas palabras a conservadurismo-. Con los años, el trabajo en el estilo no declinó, tampoco su rigor mental. Gunn publicó más de treinta libros de poesía, entre los que se cuentan Frontiers of Gossip (1998), The Man with Night Sweats (1992), The Passages of Joy (1983), To the Air (1974), Moly, and My Sad Captains (1971) y Touch (1968). Incursionó además en el ensayo con The Occasions of Poetry (1982). Fiel a los excesos y, a su modo, a Mike Kitay, el amigo de toda una vida, se había propuesto escribir un poema por semana.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.