libros

Domingo, 26 de junio de 2005

Libros temáticos. Hoy: infantiles

Por roberto Sotelo

El Capitán Croissant

Luis Freitas y Carlos Leiro (texto)
O’Kif y Mónica Gutiérrez (ilustraciones)

Sudamericana
32 págs.

El Capitán Croissant es un marino valiente y temerario que recorre los mares del mundo en su barco “La Petit Baguette”; hasta que un día un viento poderoso lo arrastra hacia el temido Mar del Peloponeso. ¿Serán ciertas las leyendas que le contaba su abuelo el Capitán Omelette? ¿Lo esperarán allí los fantasmas y monstruos de las historias que escuchaba en su infancia? En el Mar del Peloponeso –que en realidad resulta ser la larga cabellera de una sirena– no había espantos ni horribles criaturas pero sí una peligrosa banda de piojos piratas que había ocupado el territorio. El Capitán Croissant deberá luchar contra estos temibles piratas para demostrar sus dotes de estratega naval.
El Capitán Croissant es un muy buen debut en los libros
para niños de la dupla Luis Freitas y Carlos Leiro. La historia resulta entretenida y emocionante para los chicos muy
pequeños. Las ilustraciones de O’Kif –sutilmente coloreadas por Mónica Gutiérrez y presentadas como los grabados de un libro antiguo– le otorgan un toque de ternura al personaje sin hacer que pierda la marcialidad necesaria para
representar a un bravo marino. Algo similar ocurre con los malos de la historia, los piojos piratas: son feroces y muy
divertidos a la vez.
Como muchos de los libros de la colección Los Caminadores, el libro tiene tipografía en letra de imprenta mayúscula. Este detalle resulta muy útil para los que están aprendiendo a leer y ya se animan a abordar un libro en solitario.

 

El Gallo Pinto y otros poemas

Javier Villafañe
Ilustraciones de Sanyú

Colihue
104 págs.

Ediciones Colihue se propuso la loable tarea de
rescatar para las nuevas generaciones la figura y la obra del poeta-titiritero Javier Villafañe (Buenos Aires, 1909-1996). Hace un año reaparecía Los sueños del sapo, un bellísimolibro de cuentos enriquecido –en esa edición– con las pintorescas ilustraciones del uruguayo Tabaré; ahora le tocó el turno a El Gallo Pinto, un poemario para niños que parecía quedar relegado a las bateas de las librerías de viejo.
La primera edición de este libro fue realizada en 1944 por la Universidad Nacional de La Plata y contaba con ilustraciones producidas por niños de distintas provincias argentinas que habían preparado sus creaciones tras escuchar las poesías de la voz del propio Villafañe. Las imágenes de esta nueva edición le fueron encargadas al legendario dibujante e historietista Sanyú, autor de los sugestivos grabados a dos colores que recrean visualmente los poemas. En cuanto al texto, a las poesías que se incluían en El Gallo Pinto histórico (“El sueño del niño negro”, “El viejo ratón”, “Los cinco burritos”, entre otras) se agregan varias más de otros libros de Villafañe, algunos agotados o fuera de circulación; todo un tesoro poético (casi desconocido) que funciona como valor agregado en dos sentidos: convierte al libro en una especie de antología necesaria y
lohace trascender el territorio de lo infantil, abriéndolo a otros públicos y a otras lecturas.

 

Charlie y la fábrica de chocolate

Roald Dahl
Ilustraciones de Faith Jacques

Alfaguara
172 págs.

Escrita hace más de treinta años, esta novela de Roald Dahl es un verdadero “clásico contemporáneo” que todavía puede deslumbrar a un director como Tim Burton, quien acaba de realizar una nueva versión cinematográfica del libro (la primera, casi desconocida en nuestro país, data de 1971 y fue dirigida por Mel Stuart con Gene Wilder como protagonista). En el libro se cuenta la historia de Charlie Bucket, un niño que vive junto a sus padres y sus cuatro abuelos en un hogar humilde cercano a la maravillosa y a la vez intrigante fábrica de chocolate de Willy Wonka. La vida familiar de Charlie transcurre entre privaciones hasta que un acontecimiento inesperado reconfortará su oscura existencia: en el envoltorio de un chocolatín encontrará uno de los cinco billetes dorados que el excéntrico Willy Wonka escondió entre los millones que distribuye. El billete será el pasaporte para conocer la fábrica en donde se hacen esas golosinas casi mágicas y famosas en el mundo entero.
Roald Dahl nos presenta una novela de ambiente dickensiano, muy entretenida y emocionante, con pasajes en los que a través del humor desliza una ácida crítica social. Por ejemplo, en las caracterizaciones que hace el autor de los cuatro niños (grotescos, consentidos, caprichosos y alienados) que, como Charlie, también encontraron billetes dorados.
Para los interesados en conocer más obras de Roald Dahl señalamos otras tres novelas de gratificante lectura: James y el melocotón gigante, Las brujas y Matilda, cada una con su propia versión cinematográfica.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.