libros

Domingo, 8 de enero de 2006

GUY DE MAUPASSANT: CUENTOS ELEGIDOS

Siempre la vida

Una ajustada selección de cuentos de Maupassant.

Cuentos elegidos
Guy de Maupassant
Malke
114 páginas
Por Sergio Di Nucci

En la galaxia de la literatura francesa todo avanzó por oposiciones más cerradas que en cualquier otra literatura. La tierra de Descartes, que a menudo los ingleses reducen a un hexágono con irrefrenable tendencia a convertir todo en teoría, vio suceder sus movimientos literarios de un modo siempre violento y cortante: el único modo, después de todo, de una cultura analítica que ha promovido siempre el disenso, los méritos conflictivos del estar a favor o en contra.

Uno de los críticos justamente más filosos y polémicos de Francia es Dominique Fernandez, que hace poco restableció una saludable oposición: si Stendhal representa la exacerbación y los excesos de la vida, artística o no, Flaubert promueve en cambio al escritor profesional, que sacrifica la vida a la obra y convierte a la literatura en un campo cerrado de laboratorio.

Se podrá agregar, sin traicionar a Fernandez, que el mejor discípulo de Flaubert, Guy de Maupassant, encarna la operación retorno a Stendhal: jamás la obra por sobre la vida. “Demasiadas putas, demasiadas drogas, demasiado remo y yates”. O en palabras de Flaubert: “No sé nada de los amigos, excepto en lo que atañe al joven Guy. Me ha escrito últimamente que en tres días se había echado 19 polvos. Eso está muy bien, pero tengo miedo de que acabe deshaciéndose en esperma”. Los excesos colmaron la vida del discípulo luego de la muerte del maestro en 1880. Que sin embargo merced a sus preceptos disciplinarios logró en parte que el joven redactara esa pequeña obra maestra llamada Bola de sebo (1880). En los años que van de la muerte de Flaubert al final de sus días, Maupassant escribió cientos de cuentos y nouvelles que fueron a contrapelo de las enseñanzas del maestro sobre la dignidad del arte, los deberes del artistas, el obligado desdén hacia el burgués, etc.

El argentino Walter Romero ha seleccionado, prologado y traducido de manera precisa y fiel un puñado de relatos de Maupassant. Que no obstante sus advertencias sí terminan por ser felizmente representativos de las dimensiones más vitales del escritor normando: porque están el feroz “La loca”, el fantástico –y de resonancias homoeróticas– “¿El?”, los excitantes “El puerto”, pero más, mucho más “Idilio”, sobre la leche de la humana (y sexualísima) ternura. La edición es bilingüe e incluye el prólogo de Maupassant a su novela Pedro y Juan (1887) que motivó en su momento consternación en los círculos flaubertianos y hoy sigue siendo actual. Como señala Romero: “En el museo del cuento, Maupassant nos ofrece pabellones de angustia y locura, cuadros de costumbres de un gótico doméstico y patético o frescos donde la literatura se anima a cobrarse las miserias bélicas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.