libros

Domingo, 19 de febrero de 2006

No todo es verdadero o falso

De cómo la epistemología empezó a desandar los caminos que la ciencia daba por recorridos.

 Por Jorge Pinedo

Ideología y racionalidad en la historia
de las ciencias de la vida
Georges Canguilhem
Amorrortu
180 págs.

Hasta bien avanzado el siglo XIX, las ciencias reflexionaban sobre sí mismas en términos de verdadero/falso, definiéndose por el método y el objeto de estudio, dando por sentado que resultaba fiable aquello que se presentaba a la percepción. Escasas –pero no por ello menos poderosas– instancias convocaban a poner en cuestión la legalidad establecida, hasta que la posición del observador, es decir del científico mismo, comenzó a importar como variable. Las cosas (entidades, objetos, nociones, conceptos) dejaron de existir por sí mismas en su materialidad palpable o, al menos, su condición fue puesta en duda. En otros términos: al “ser” de las cosas (regido por la ontología) le apareció el grano de la epistemología, para la cual la realidad social o natural no reside en lo que de ella se dice sino en lo que de ella se calla. Perspectiva asumida por el filósofo francés Gaston Bachelard, disidente de las posiciones de los ingleses Popper y Khun, todavía apegados a la ontología positivista.

Discípulo y heredero de la cátedra de Bachelard, Georges Canguilhem (1904-1995) continuó ampliando la brecha a fin de arrancar la vieja idea de que una teoría (científica) resulta algo así como un teorema redondo y prolijo. Tributarios del materialismo dialéctico marxiano, entienden que tales formulaciones pueden seguir siendo rigurosas con la condición de que se las perciba como formaciones discursivas: “seudosaberes cuya irrealidad surge por el hecho y solo por el hecho de que una ciencia se instituye esencialmente en su crítica”.

Teoría científica y construcción ideológica pasan, a partir de allí, a mostrar lazos de parentesco cada vez más contundentes, a medida que se logran develar las condiciones materiales, históricas, sociales y de los sistemas de creencias que les anteceden. Tarea que Canguilhem despliega en Ideología y racionalidad en la historia de las ciencias de la vida, donde compila sucesivos hitos enclavados en la vena del pensamiento que más conoce, las ciencias biológicas y la medicina. Se vale de tales disciplinas no sólo para desentrañar sus postulados, sino también al modo de metáforas para que sus reflexiones puedan extenderse a otras regiones del pensamiento. De tal modo, la Historia deja de ser una mera cronología para sostenerse en la serie de rupturas e invenciones que la implican, incluyendo la constitución de nuevos objetos. Semejante disección realiza con las mismísimas ciencias naturales, como cuando afirma que Darwin, en El origen de las especies, no hace más que ejecutar una enredada justificación “a posteriori de ciertos desvíos como ventajas precarias de supervivencia en nuevas situaciones ecológicas”. Punto de vista que se hace principio crítico con el cual el epistemólogo avanza sobre la clínica médica y los métodos terapéuticos a través de la historia. Sin ir más lejos, la idea de que ciertas enfermedades se paliaban con sanguijuelas o ventosas deja de ser un simple error para emerger al modo de un modelo de racionalidad, en su momento coherente no menos que compacto y, por sobre todo, unánimemente aceptado. Una versión de la visión goyesca acerca de que “los sueños de la Razón producen monstruos”.

Canguilhem encuadra su punto de vista y lo muestra sin escarceos: “La producción de saberes es asunto de práctica social, el juicio de estos saberes en cuanto a la relación con sus condiciones de producción depende, de hecho y de derecho, de la teoría de la práctica política”. Honestidad epistemológica como premisa eficaz permite comprender de dónde viene (Bachelard, Althusser) y hacia dónde va (sus alumnos más destacados, Foucault y Deleuze). Impecable y esclarecedora la traducción de Irene Agoff.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.