libros

Domingo, 30 de julio de 2006

BEJLA RUBIN DE GOLDMAN: NUEVOS NOMBRES DEL TRAUMA

Analízame

Un aporte del psicoanálisis a la indagación de los nuevos síntomas de la modernidad.

 Por Juan Pablo Bertazza

Nuevos nombres del trauma
Bejla Rubin de Goldman
Libros del Zorzal
189 páginas.

Si uno se limitara a centrar toda la atención en el título del libro y en la trayectoria como psicoanalista de su autora -docente en la carrera de Psicología en la UBA– consideraría que la nueva obra de Bejla Rubin de Goldman constituye un aporte técnico a la teoría psicoanalítica. Y aunque sí es cierto que Nuevos nombres del trauma presenta ciertas similitudes temáticas con sus anteriores libros (entre ellos La mujer, el analista, el poeta y Borges con Lacan), en esta ocasión Rubin de Goldman desarrolló una obra importante para comprender las nuevas subjetividades emergentes tras el retroceso casi inexorable de los grandes relatos y las ideologías totalizadoras.

“El mundo que hoy nos toca vivir hace que seamos todos niños desamparados, dado que se conmueven fronteras y se rompe con las particularidades culturales y lingüísticas”, sostiene al principio del libro, y es una imagen que atravesará toda la obra. Pero el gesto más original de Rubin de Goldman radica en tratar un tema, la shoah, del cual se ha hablado mucho, y lo hace aportando una información tan novedosa como indispensable y sin clausurar el tema. Porque si Nuevos nombres del trauma rebasa los límites de una teoría psicoanalística, erigiéndose como un rico análisis de la posmodernidad, es porque la autora evita todo tipo de dogmas. Es así que Rubin de Goldman vuelve a poner en relación las palabras de los sobrevivientes (Imre Kertész, Jorge Semprún, Primo Levi, Robert Antelme), incluyendo también las voces de quienes sin haber vivido el infierno lo conocieron, como es el caso de Marguerite Duras con El dolor. Goldman entiende que los efectos de los campos de concentración siguen influyendo hasta el día de hoy y son la causa de muchos de los males que aquejan a la sociedad actual, es decir, son la raíz de los nuevos traumas.

Pero hay algo más para decir acá: así como Jorge Semprún decía en La escritura o la vida que “la verdad esencial de la experiencia no es transmisible sino mediante el artificio de la obra de arte”, Rubin de Goldman logra el espinoso objetivo de radiografiar ciertas patologías que la sociedad actual viene arrastrando desde el holocausto, a partir de un libro que mecha rigor crítico con impronta poética, literatura con teoría psiconalística. Todo lo cual reafirma que el psicoanálisis tiene todavía mucho para aportar y que los ataques de que viene siendo objeto, puede conjeturarse, son otra consecuencia de esos nuevos traumas que pretenden hacernos vivir a la velocidad de la luz.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.