libros

Domingo, 3 de diciembre de 2006

LA BIOGRAFíA Y LOS CASOS CLíNICOS SON LOS GéNEROS CONVOCADOS EN UNOS RELATOS ORIGINALES

Enfermos de leer

 Por Luciano Piazza

Microbios
Diego Vecchio
Beatriz Viterbo
189 páginas

Estas son las historias de las unidades de vida más elementales que se abren camino entre la salud y la obra de hombres y mujeres de letras en una ficción muy elaborada. La salud y la enfermedad del lenguaje están contados a través de nueve personajes, casos clínicos o biografías de una posible historia de una literatura menor, creada por Diego Vecchio en Microbios.

El caso de Roderick Glover, un estudiante en Oxford, es el de un clásico intelectual que padece horribles jaquecas. La única forma que encuentra para aplacarlas es traducir sin parar. Así, la traducción de Hipócrates se somete a la revisión del mismísimo Hipócrates en presencia espiritual. El entusiasmo que generaron las traducciones con asistencia de los autores post mortem termina develando secretos mercantiles del mundo de los espíritus y gestando una literatura alternativa.

En casi todas las historias el protagonista llega a la literatura por una fatalidad. Escribir es un accidente en sus vidas, se desprende de un cuerpo en el que se propaga el virus del lenguaje. Nueve relatos de delirio infectan las figuras retóricas de la ficción y, a través de la analogía infectada, el imaginario se reproduce de forma viral, como trabajan los microbios de la poesía.

La excepción es el caso de “El hombre de los sesos”, Evaristo Robustiniano Torres, a quien un accidente le quita la capacidad del habla. Su obra inconclusa agrupa a los lectores como enfermos desquiciados tratando de reemplazar el silencio del escritor escribiendo millares de finales posibles. La medicina, también desquiciada, se anima a devolver la esperanza a los lectores y el habla al escritor afásico. El efecto que causan las metáforas del escritor-carnicero generan placer corporal, con la profundidad de un corte profesional de un médico o de un carnicero.

La voz puede ser de un documentalista o un biógrafo fascinado que sintetiza la vida literaria de los protagonistas mientras las enfermedades van transformando sus cuerpos y moldeando su obra hacia un espejo desconocido. Los cuerpos protagonistas se dejan retratar hablando en su descomposición: modelos que posan para la enfermedad de turno y para el nuevo experimento de la naturaleza.

Microbios puede ser visto como una galería de cuerpos en transformación, deformados, y también consumidos por la palabra. El narrador documenta minuciosamente las metamorfosis grotescas sin esconder una sonrisa cómplice frente a la ciencia infectada de lenguaje.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.