libros

Domingo, 24 de diciembre de 2006

DE LA ESENCIA O DEL DESNUDO, DE FRANçOIS JULLIEN

Lo esencial no es invisible

El cuerpo, y no el alma, desnudo, nos conduce hasta la esencia. Tal es la tesis de este atractivo ensayo de un sinólogo que entiende Occidente a través de China.

 Por Mariano Dorr

De la esencia o del desnudo
François Jullien
Alpha Decay
188 páginas.

¿Qué es un desnudo? ¿Qué vemos cuando vemos un desnudo? Si Jullien no se equivoca, lo que vemos no es más que la más alta pretensión del pensamiento occidental: la esencia misma de la cosa. No hay un más allá del desnudo. “Aquí empiezas y aquí acabas.” No se puede quitar nada más. Ya no quedan velos: “todo está ahí”. El desnudo tiene siempre algo de revelación, pero también (como toda revelación) es el fin. Un extremo que no se alcanza en la lejanía, sino “aquí mismo”, en la superficie, en la textura misma de la piel. Muestra la esencia, pero, ¿qué esencia? Nunca una mujer, sino la mujer. Nunca un hombre particular, sino el Hombre mismo como idealidad. Es decir, el desnudo no sería otra cosa que un momento privilegiado en la historia de la representación (de la verdad)... la verdad desnuda. Desde los egipcios, pasando por los griegos y los cristianos (con un desnudo crucificado en el altar), hasta nuestros días, la cultura occidental no ha dejado de buscar obsesivamente, en el desnudo, una verdad cruda y despojada: lo que se ha llamado esencia: “El arte europeo ha tenido una fijación con el desnudo igual que la filosofía ha tenido una fijación con la verdad”. Pero lo más interesante del libro (por si fuera poco que tratase exclusivamente del desnudo) está en la originalísima perspectiva que imprime François Jullien en tanto sinólogo. El desnudo emerge como “Forma de las formas” (en Occidente) a medida que el autor da cuenta de la imposibilidad misma del desnudo en China: “Sólo puede esbozarse esta cuestión porque cruzo las perspectivas, a partir de mi propio itinerario de sinólogo y de filósofo, porque reflejo un pensamiento en el otro, interrogo un pensamiento mediante el otro”.

El trabajo de Jullien consiste en preguntarse cuáles son las condiciones de posibilidad del desnudo europeo... dejando responder a los chinos.

¿Por qué, en China, el desnudo es imposible? ¿Cómo pintar una esencia fija?: “Cuando todo lo real se concibe como un continuo en evolución, y la forma, en consecuencia, o por lo menos lo que traducimos como tal (la noción de xing), se enfoca desde la perspectiva, no de lo estable, sino de lo transitorio, se entiende el desinterés de los chinos hacia esa forma eminentemente estable en la que se apoyó el pensamiento griego, de la cual hizo su ciencia y que el desnudo tiende a fijar”, escribe Jullien. No hay desnudo. Sólo la carne (la erótica china) o la “indecente desnudez”, que no muestra una plenitud, sino una indigencia. La pintura china (y sus grandes maestros), en lugar de representar el cuerpo humano como forma definitiva, prefieren el tallo de bambú, la niebla y las piedras; se trata de pintar lo invisible desde la raíz de lo visible mismo. Lo invisible de una roca: su qi o hálito-energía (su coherencia interna). Mientras occidente intenta fijar la forma (desde una perspectiva del Ser), China pinta la trans-formación: el tránsito de un estado a otro: “China piensa –figura– lo transitorio y lo indiciario (en clave de lo sutil, de lo fino, de lo indistinto); y en eso su pensamiento es precioso”.

El libro incluye (además de otras y cuidadas ilustraciones) las fotografías de Ralph Gibson –desnudos femeninos– a partir de las cuales Jullien concibió su “ontología del desnudo fotográfico”. Sin dudas, su mayor logro está en devolvernos el asombro ante un desnudo, a través de un rodeo por China. Fascinan sus páginas sobre las rocas (que son “raíces de nube”) y los chinos que, pintados sin ojos y sin orejas, parecen mirar y parecen oír. Extraño paralelismo: el hombre y la piedra. Sin embargo, su comparación se sobreentiende para un crítico chino: “No porque considere el cuerpo humano como algo inerte, sino porque considera la roca como algo vivo”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.