libros

Domingo, 10 de febrero de 2008

RECURSOS HUMANOS, DE ANTONIO ORTUñO

Con el sudor de tu frente

El mexicano Antonio Ortuño traza un mapa del odio laboral con un estilo fuerte e incorrecto.

 Por Luciana De Mello

Recursos humanos
Antonio Ortuño
Anagrama
177 páginas

Dice el libro del Génesis: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Claro. Pero el problema es que de algunas frentes nunca cayó una sola gota de sudor bíblico, y entonces a Dios no se le ocurrió que quizá, con tamaño castigo, estuviera inventando nada más ni nada menos que el odio de clases. Seleccionada como finalista del XXV Premio Herralde de novela, Recursos humanos cuenta la historia de Gabriel Lynch, un joven carcomido por el odio y el deseo de ascenso social. “Esta es la historia de mi odio.” Así empieza la confesión, así va rezando Gabriel Lynch, a modo de mantra, mientras habla de ángeles caídos, de la escalera que conduce al cielo de la gerencia general y de la que baja a los talleres donde los obreros de la imprenta sudan mares de tinta negra. Estancado en su puesto de supervisor, el narrador vive asistiendo al ascenso de otros, hasta que finalmente pone su plan en marcha y comienza por incendiar el auto de su jefe. Los empleados, los que pueden todavía salir a tomar una copa, se encierran en tugurios malolientes, prostíbulos, departamentos de barrios periféricos. Entre estos escenarios claustrofóbicos circulan los personajes de una novela que, mediante una prosa tan cargada de referencias bíblicas como de humor negro, consigue ir más allá de la narración de una trama por momentos delirante. A pesar de que Antonio Ortuño aclare que no se trata de una novela de denuncia social sino de una suerte de fantasía basada en la realidad, su narrativa no se desliga de las circunstancias políticas de nuestro tiempo. Ortuño ha sido reportero, editor y actualmente jefe de redacción del diario Público-Milenio. Su primera novela, El buscador de cabezas, no sólo fue recibida con el elogio unánime de la crítica de su país sino que también se adelantó a lo que sería el contexto político de las últimas elecciones presidenciales en México. De la lectura de sus textos hay algo que queda en claro desde el inicio: no estamos frente a un escritor inocente, ni políticamente correcto. La escritura de Ortuño –que ha sido comparada con la de su coetáneo Juan Villoro o con la del francés Michel Houellebecq– está repleta de una violencia verbal, cuya sustancia venenosa se asienta en la eficacia de un estilo antes que en los sucesos que describe. Quizá por eso Recursos humanos sea ante todo una novela inquietante. El odio que se narra en las confesiones de Gabriel Lynch es el odio de los excluidos. Es el odio de los ángeles que, apenas logren poner un pie en la escalera que va al cielo de los amos, no tendrán otro objetivo más que destruir al dios que los subyuga.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared