libros

Domingo, 17 de marzo de 2013

> LAS CARTAS AFRICANAS ILUSTRADAS POR HUGO PRATT

Etiópicas

En 1991, cuando se cumplió el centenario de su muerte, Edizioni Nuages de Milán le encargó a Hugo Pratt ilustrar las cartas que Rimbaud envió a su familia y socios comerciales desde Africa. No podía haber un mejor ilustrador: Pratt conocía la región; vivió en Etiopía entre 1937 y 1943, años fundamentales de su vida, su última infancia, la primera adolescencia. No es excesiva especulación pensar que el estímulo de esa tierra diferente, extrema, intensa y hermosa debe haber determinado su imaginación para siempre: son los años de sueños aventureros, de primeras rebeldías, del despertar erótico. La familia de Pratt fue evacuada en 1943, pero su padre permaneció capturado en un campo de prisioneros francés, donde murió de cáncer. Etiopía, escenario de la Segunda Guerra Mundial tras la ocupación italiana, también le trajo a Pratt una de los dolores personales más desgarradores. En Etiopía, además, Pratt conoció a monseñor Jarosseau, que también conoció a Rimbaud.

Poco después, tras una vuelta a Italia, Pratt se instalaría en la Argentina, en editorial Abril y haciendo Misterix.

Veinte años después de aquella famosa “colaboración”, la editorial Gallo Nero lanzó la edición bilingüe de Cartas de Africa, que por estos días se distribuye en las librerías argentinas. En la introducción de Nadine y Dominique Petifaux se lee sobre estas cartas: “Abundan las pruebas del interés y la comprensión por aquella tierra y el respeto hacia sus habitantes. No describe ningún paisaje, ningún ambiente: él procede de la ‘literatura’, pero aprende somalí, ordena que le envíen una gramática amárica y solicita durante meses una traducción del Corán ‘que incluya el texto en árabe y su exacta pronunciación latina’. Insiste en proporcionar una imagen veraz, tanto geográfica como humana, de las zonas que recorre. Declara que ‘la gente de Harar no es ni más salvaje ni más canalla que los negros blancos de los países a los que llamamos civilizados’, para luego añadir que se puede esperar de ellos una fidelidad y un reconocimiento insólitos en Europa”.

Entre la correspondencia se incluye una carta al rey Menelik, futuro emperador de Etiopía, fechada en 1890; le escribe sobre negocios y firma como “negociante francés en Harar”.

Rimbaud llegó al Cuerno de Africa en 1880; vivió en Adén, Yemen, hasta fines de ese año, cuando se estableció en Harar, Etiopía. En 1891 volvió a Francia, enfermo de cáncer y murió en Marsella el 10 de noviembre, poco después de que le amputaran la pierna derecha, a los 37 años.

Cartas desde Africa

Arthur Rimbaud

Ilustraciones de Hugo Pratt

Gallo Nero

88 páginas

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.