libros

Domingo, 13 de abril de 2003

RESEñA

Profecías de un filólogo loco

NIETZSCHE. INTRODUCCION A LA COMPRENSION DE SU FILOSOFIA
Karl Jaspers

Trad. y prólogo Emilio Estiú
Sudamericana
Buenos Aires, 2003
486 págs.

POR DIEGO BENTIVEGNA
El Nietzsche de Jaspers –que Sudamericana publicó por primera vez en 1963– tiene un doble valor. Por un lado, cimentó la carrera filosófica de su autor, proveniente del campo de la psiquiatría, que ejerció en Heidelberg entre 1908 y 1915. Por otro lado, un valor político: en 1937, dos años después de la publicación del libro, Jaspers fue apartado por el régimen nazi de su cátedra en la Facultad de Filosofía –también en Heidelberg– y en 1938 se prohibió toda publicación del filósofo en territorio del Reich. El Nietzsche es una erudita y eficaz impugnación de algunos de los aspectos más burdos del nacionalsocialismo que Jaspers despreció y que –con la profundización del biologismo– terminará relegando a un segundo plano el pensamiento nietzscheano.
En la primera parte del libro, Jaspers demuestra que sabe capitalizar su formación médica también en el campo filosófico: despliega, en efecto, un análisis de la biografía de Nietzsche desde un punto de vista clínico. Se trata de un recorrido por las enfermedades padecidas desde la juventud por el filósofo (notablemente, la jaqueca y la locura), la tendencia al aislamiento y al nomadismo (primero en Alemania como estudiante itinerante, de Leipzig a Bonn y, luego de su jubilación de la Universidad de Basilea y de su pelea con Wagner, en las montañas suizas, en la Provenza y, sobre todo, en Italia: Sorrento, Génova, Turín). Además de las enfermedades, particularmente determinantes resultan para Jaspers los años de formación de Nietzsche. En primer lugar, los años de infancia marcados por la rigurosísima tradición luterana de sus mayores. En segundo lugar, los años de adolescencia bajo los rigores del Gymnasium prusiano. Finalmente, los estudios filológicos –que en la Alemania decimonónica habían alcanzado un fuerte desarrollo–, emprendidos, con su amigo Erwin Rohde, bajo la tutela de Ritschl y cuya enseñanza ejerció, cuando contaba poco más de veinte años, en Basilea. De acuerdo con Jaspers, es de la filología –que, según Nietzsche, enseña a leer “con segunda intención, con puertas abiertas y con ojos delicados”– de donde el filósofo extrajo no sólo un método riguroso que reconstruye tradiciones textuales por contraste e hipótesis sino también cierta idea de la interpretación como búsqueda de sentido. Sin la filología, ni una sola de las líneas más sutiles de Más allá del bien y del mal (para no hablar de El origen de la tragedia) habrían sido posibles.
En la “Introducción”, Jaspers fundamenta un método de lectura de la obra de Nietzsche sobre la base de cuatro pilares: la “contradicción”, la “repetición”, la “dialéctica real” y la “totalidad” que se articula sólo con el despliegue de la construcción de los conceptos nietzscheanos a lo largo de su historia textual. A partir de este método de lectura, Jaspers desarrolla seis grandes problemáticas (“El hombre”, “La verdad”, “La historia y la época contemporánea”, “La gran política”, “La interpretación del mundo”, “Límites y orígenes”). El recorrido que a través de estos núcleos temáticos emprende Jaspers es, por su propia dimensión y estatura, la prueba más convincente de que la filosofía de Nietzsche es lo menos parecido a las interpretaciones mecánicas (las “lecturas fáciles” que se señalan en el prólogo de 1935) que no hacen sino insistir en un puñado deconceptos y de frases hechas (“Dios ha muerto”, “Superhombre”, “Dionisos”) que fueron respuestas posibles para el autor del Zarathustra, pero que ya no lo son en nuestro mundo, atravesado más bien por la producción sistemática de sub-humanidad (para decirlo con Agamben).
En las sucesivas reediciones del Nietzsche (1946, 1948), Jaspers decidió no introducir modificaciones para que el libro continuara funcionando con un sentido “documental”. Es estimulante, sin embargo, leer el tratado de Jaspers en estos días, cuando el orden internacional surgido diez años después de su primera edición ha sido destruido por el gobierno de los Estados Unidos de manera salvaje, con el asesinato profuso de civiles. Las palabras de Dionisos –pero también del Crucificado–, que anuncian un paisaje de guerras permanente y una historia sin fines, demuestran hasta qué punto una de las hipótesis centrales del libro de Jaspers –la “actualidad” (tanto en 1935 como hoy) del pensamiento político nietzscheano– resulta válida.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.