libros

Domingo, 4 de abril de 2004

NOTICIAS DEL MUNDO

Noticias del mundo

¿CULPABLES O INOCENTES?
Los escritores Jorge Luis Borges, Manuel Peyrou y Adolfo Bioy Casares habrían enviado un telegrama de felicitación al gobierno mexicano después de la matanza estudiantil de 1968, según publicó el lunes 29/3 un diario mexicano que toma como referencia documentación clasificada por el Archivo General de la Nación de México. La misiva fue hallada entre la documentación correspondiente al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-70), a raíz de una investigación realizada por la directora de Análisis Histórico de la Procuraduría General de la República de México, María de los Angeles Magdaleno Cárdenas. “El telegrama fue enviado el 3 de octubre y no hace mención directa a las muertes”, destacó la investigadora. “Hay que saber leer entre líneas: no fue enviado en cualquier fecha sino justo un día después de la matanza, así que la posición de estos escritores (Borges, Bioy y Peyrou) está más que clara.” La llamada masacre de Tlatelolco se produjo cuando una multitudinaria manifestación estudiantil fue masacrada en la Plaza de las Tres Culturas (ubicada en la Ciudad de México) por tropas de civil y del Batallón Olimpia que dispararon desde terrazas y edificios aledaños mientras unos diez mil soldados uniformados cortaban las salidas en una gigantesca encerrona. El episodio dejó como saldo más de 300 muertos, aproximadamente 1500 heridos y unos 2000 estudiantes detenidos. Amigos y colegas de Jorge Luis Borges descalificaron la especie.

Desconsuelo
El miércoles pasado, en la sede del Fondo de Cultura Económica, un nutrido grupo de personas ligadas con el mundo editorial se reunieron para despedir a Alejandro Katz, su director editorial en Argentina desde hace tantos años que no vale siquiera la pena contarlos. El alejamiento de Alejandro Katz, no sólo un gran editor sino también un agudo observador y comentarista de las políticas culturales argentinas, no puede vivirse sino como una de esos acontecimientos con doble significado.
Por un lado, para el FCE significará una pérdida irreparable y a Leandro de Sagastizabal, su sucesor, le tocará la durísima tarea de continuar con un proyecto editorial ejemplar en más de un sentido. Pero, por otra parte, devuelve a un editor de raza a las arenas de la edición independiente, lo que seguramente significará, a mediano plazo, un enriquecimiento para el mundo del libro. La decisión de Katz causó sorpresa sólo en quienes eran ajenos a los debates internos del FCE y a los caprichos de la actual directora general de su casa matriz, Consuelo Guerrero.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.