m2

Sábado, 23 de septiembre de 2006

CAMBIOS ORGANIZATIVOS EN EL CERTAMEN DE ARQUITECTURA

Premio Bienal SCA / CPAU

 Por Matías Gigli

Este año, el Premio Bienal de Arquitectura SCA-CPAU debió ser reformulado. Todavía quedaban ecos de lo sucedido en los dos últimos llamados. Recesión de por medio, el premio había tenido una poda de equipos participantes debido a problemas administrativos alarmantes. Desde las instituciones organizadoras no perdonaban ni una cuota atrasada de la matrícula, y la inflexibilidad de obligatoriedad de que los autores fueran socios y matriculados porteños causaba malestar en los colegas del interior, que no entendían por qué no podían participar del llamado.

Ahora se llegó a un consenso que permite participar a todos los profesionales del país, e incluso a los que ejercen en el exterior. Los asesores que debieron sortear estos escollos reglamentarios fueron Carlos Pujals, por el CPAU, y Mario Boscoboinik, por la SCA. El jurado se integró con Enrique Browne, Mauro Romero, Enrique García Espil, Daniel Decaro y Pablo Sztulwark. El concurso en que se premia solamente arquitectura construida y terminada se dividió en categorías, pero otorgó a su vez un Gran Premio Bienal, este año, al estudio de María Victoria Besonías y Guillermo de Almeida por su casa en Mar Azul. En esa categoría, viviendas unifamiliares, recibieron menciones Tito Varas y Roberto Frangella. En la categoría viviendas colectivas, a pesar de haberse presentado un gran número de obras, sólo se premió al inmueble de Grecia 3191 de Rodrigo Díaz Varela y Federico Sartor. En arquitectura en el paisaje, el flamante Mausoleo de Juan y Eva Perón en San Vicente recibió el premio, la obra fue proyectada por Armendares y Ferreiro, Lanosa y González Ruiz, Fernández Castro y Fernández Prieto.

Ricardo Blinder y Flavio Janches ganaron el premio de arquitectura efímera con su intervención en Casa FOA. Daniel Miranda, con su trabajo en el Parque Nacional Copo, fue premiado en la categoría arquitectura institucional. Jorge Moscato y Roli Schere ganaron con su cine en la Universidad de Lanús el premio sobre intervenciones sobre lo existente, y Carlos Galíndez y Santiago Alric recibieron una mención por su intervención en el acceso del Palacio Barolo. Por último, la recientemente incorporada categoría arquitectura en el exterior puso en el ruedo tanto a los arquitectos emigrados como a los locales que trabajaron en el exterior. Ignacio Dahl Rocha, Jacques Richter,

Christian Leibbrandt y Bruno Emmer desde su estudio de Lausana ganaron el premio por la Clínica La Prarie, al borde del lago Lehman. Las menciones fueron para estudios porteños que trabajaron en Chile: la nueva sede Televisión Nacional de Chile de Manteola, Sánchez Gómez, Santos, Solsona, Sallaberry asociados con los chilenos Gubbins Browne y Gubbins Foxley. Por otro lado, con el Centro de Justicia, Santiago Vila y Sebastián Vila, junto con los chilenos Bozza y Macchi, asociados con Alvarez, Grosso y Miranda, también merecieron a juicio del jurado una mención.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.