m2

Sábado, 3 de noviembre de 2007

NEXT

Lo que vendrá

La Asociación de diseñadores gráficos de Estados Unidos (AIGA) celebró en Denver, Colorado, su 12ª Bienal. La conferencia, “Next”, generó un espacio para reflexionar sobre tendencias y sobre el futuro de una profesión.

 Por Matías Delfino *

Con las montañas Rocallosas como decorado de fondo y una ciudad obsesionada por la buena campaña de los Colorado Rockies, el equipo local de béisbol, mas de 2200 diseñadores presenciaron un evento que logró reunir, a lo largo de cuatro días, a prestigiosos exponentes de diversas disciplinas del diseño provenientes de distintos lugares del mundo.

Uno de los primeros oradores fue Daniel Libeskind (www.daniel–libeskind.com), arquitecto de origen polaco naturalizado en los Estados Unidos y de renombre mundial. “La arquitectura es un lenguaje”, afirmó quien se autodenomina un explorador de las relaciones entre la comunicación visual y la arquitectura. Libeskind, que diseñó el Museo Judío de Berlín y ganó el concurso para la reconstrucción de las Torres Gemelas en Manhattan, entre varios otros logros, habló sobre su reciente obra para el Museo de Arte de Denver.

Una ilustración de Niemann

Luego fue el turno de Marian Bantjes (www.bantjes.com), artística gráfica radicada en Vancouver, Canadá. Luego de trabajar diez años en la diagramación de libros y otros nueve años a cargo de su propio estudio de diseño gráfico, Bantjes comenzó a experimentar un vacío profesional a partir del cual decidió que era hora de un cambio. Así, a partir de 2003 decidió emprender libremente la búsqueda de este nuevo destino sin preocuparse por el aspecto económico y se tomó un tiempo sabático. Atravesando los límites entre el diseño, la ilustración y la tipografía, logró con destacado éxito desarrollar un estilo de ilustración altamente expresivo y original, y consiguió que sus obras aparecieran en prestigiosas revistas de diseño como Eye, Step, Wired, Print y Communication Art. A su vez comenzó a trabajar para otros diseñadores reconocidos como Stefan Sagmeister y Michael Bierut, así como también para empresas de la envergadura de Saks Fifth Avenue y la agencia de publicidad Young & Rubicam. “Es recién a partir de estos últimos tres años que, haciendo lo que realmente me gusta, comencé a descubrir quién soy a través de mi trabajo”, reflexionaba la canadiense. Dotada de un talento fuera de lo común, la artista refleja en su trabajo una fuerte tendencia a la ilustración ornamental, influenciada por su fascinación con las texturas. Constituye, así, un ejemplo viviente de los logros que se pueden alcanzar cuando uno se atreve a trabajar por amor y no por dinero.

Un cartel olímpico para Pekín

Control

¿Cómo afecta la era digital a los diseñadores? Ese fue el interrogante que proponía Khoi Vinh, director de diseño de NYTimes.com, el sitio web del prestigioso periódico The New York Times. Nacido en Vietnam y radicado en los Estados Unidos desde pequeño, Vinh planteó que el cambio fundamental en curso en el ámbito del diseño se basa en que el control está pasando de los diseñadores a los consumidores de diseño. Históricamente, el éxito del diseñador se ha basado en la mayor o menor medida del control ejercido sobre su propio trabajo, es decir, sobre sus ideas, tipografía, imágenes, etcétera. En la actualidad, el público, acostumbrado a la creciente interacción en el proceso de comunicación, exige un control cada vez mayor sobre la forma en que las soluciones de diseño responden a sus necesidades. “El medio digital es tan diferente del gráfico como el discurso de la conversación”, explicaba Vinh. Un claro ejemplo es la experiencia de una persona leyendo una nota en el periódico comparada con la lectura de esa misma nota por Internet. En el formato digital, la experiencia se ve enriquecida, ya que el texto puede contener palabras que, al mismo tiempo, actúen como enlaces hacia otras páginas que aporten información adicional o más detallada; el texto se puede copiar y pegar a gusto del lector; se puede cambiar el tamaño del cuerpo del texto para facilitar la lectura; e incluso existe la opción de dejar por escrito una opinión sobre el texto leído y la posibilidad de leer las opiniones de otros lectores. Esa mayor interacción le otorga cierto poder adicional al lector, que ya no sólo recibe la experiencia sino que tiene la posibilidad de formar parte de ella, transformándola en una especie de conversación y cumpliendo así un rol cada vez más activo y dinámico. De esta forma, los patrones de consumo evolucionan de una manera rápida e impredecible, afirma Khoi, quien además dirige el sitio subtraction.com, un foro para sus extensos escritos sobre diseño, tecnología y asuntos relacionados con la experiencia del usuario.

Entre las presentaciones más interesantes, por la originalidad y diversidad de sus trabajos, también figuró la del diseñador, ilustrador y animador alemán Christoph Niemann (www.christophniemann.com). Establecido en Brooklyn desde 1997, el artista reflexionó sobre la incertidumbre y ansiedad ante la duda sobre si los destinatarios de su obra captan o no el mensaje, una sensación que se acentúa cuando estas comunicaciones atraviesan distintos usos horarios, idiomas y culturas. Entre sus trabajos se encuentran numerosas cubiertas e ilustraciones para The New York Times Magazine, The New Yorker, Rolling Stone, BusinessWeek, Citibank, Amtrak y Nike entre otros.

Diseñando para los Juegos Olímpicos

Crear la identidad visual de los Juegos Olímpicos, quizás uno de los desafíos más anhelados para un diseñador gráfico, implica combinar el concepto de globalidad con el espíritu de este evento, buscando atraer tanto a la comunidad local como a la internacional. Entre los panelistas de esta charla estuvieron Min Wang, director de Diseño del Comité Olímpico de los Juegos que se celebrarán en Pekín (China) en 2008 (en.beijing2008.cn); y Patrick Cox, director creativo de Wolff Olins (www.wolffolins.com), el estudio encargado de diseñar el controversial logo para los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (www.london2012.com). Para Wang, que también es decano en la Escuela de Diseño de la Academia Central de Arte de Pekín, el desafío residía en crear una identidad visual que concentrara el espíritu olímpico y los valores propios de la cultura china. Combinando lo tradicional con lo contemporáneo, tanto el logo como los pictogramas (enlazar la palabra “pictogramas” con esta dirección, si es posible, para evitar así que aparezca impresa, ya que es muy larga http://en.beijing 2008.com/37/34/article212033437.shtml) logran una gestualidad única cuya esencia los vincula a los caracteres propios del sistema de escritura chino. En cuanto al inusual logo para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, catalogado como expresivo, dinámico, original e interactivo por algunos, y como caótico, infantil y ridículo por otros, Cox afirmaba que el espíritu del diseño busca especialmente involucrar a la gente joven alrededor del mundo. Basado en la silueta del número 2012 e inspirado aparentemente en el graffiti callejero, el logo en cuestión, que costó a los organizadores unos 400 mil euros, busca de una manera innovadora invitar a la audiencia, en especial a la “generación de Internet”, a formar parte de las Olimpíadas de una manera distinta.

Sin duda, la conferencia sirvió como un verdadero marco de reflexión, fuente de inspiración y, sobre todo, contribuyó a apaciguar la curiosidad e incertidumbre acerca de lo que el futuro le depara a la profesión.

Sitio web de la conferencia: designconference2007.aiga.org

* El autor es diseñador gráfico en el Departamento de Diseño Gráfico de las Naciones Unidas en Nueva York. [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El raro logo para la de Londres.
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.