m2

Sábado, 10 de mayo de 2008

LIBRO

Wladimiro Acosta por Gaite

 Por Matías Gigli

Arnoldo Gaite describe a Wladimiro Acosta como “un artista rebelde con impulsos creativos sometidos a los límites del respeto a sus semejantes, porque entendió, ejerció y se enamoró de la arquitectura por su destino de alojamiento de la vida del hombre”. Lo hace en Wladimiro Acosta, que acaba de publicar, en donde organizó inéditos y textos que hasta ahora no se encontraban con facilidad. La figura de Acosta mantiene con los años un alto interés y sus reflexiones acerca de la vivienda siguen marcando a los jóvenes estudiantes.

Gaite tiene una larga historia con Acosta, arquitecto nacido en Odessa en 1900 y venido muy joven a nuestro país, por haber sido alumno en el taller de arquitectura y luego docente. Gaite abrió la publicación con un escrito suyo y luego cedió la palabra a diversas personalidades del quehacer arquitectónico. En la primera parte transcribe a Telma Reca en “Vivienda y clima” y a Alberto Gerchunoff en “Vivienda y ciudad”. Además figuran las opiniones sobre el maestro de Alberto Prebisch, Carlos Méndez Mosquera, Juan Manuel Borthagaray, Jujo Solsona, Jorge Flank y Julio Cacciatore.

En la segunda parte figuran textos de Acosta sobre Relaciones entre la industria y el arte de construir, Nueva arquitectura, Vivienda mínima, el Plan de labor de su taller y proyectos y obras construidas.

En la tercera parte Juan Molina y Vedia escribió “Lo moderno y lo nacional en nuestra arquitectura”. Pancho Liernur aportó sus “Consideraciones acerca de los fundamentos ideológicos del sistema Helios”. Anahí Balent tomó la obra del Hogar Obrero y del City block. Ana María Rigitti colaboró con “Proyectos y obras en Santa Fe”, Patricia Ons y Cecilia Campos reflexionaron sobre la evolución en la planta de la vivienda unifamiliar, y por último Ricardo Blanco escribió sobre el diseño de muebles. El libro cuenta con un apéndice con cronología, bibliografía y un índice de proyectos y obras.

Viendo la obra de Wladimiro Acosta, es interesante advertir que proyectos como las casas colectivas para la isla Maciel, de 1960, el Instituto Politécnico en Caracas, de 1948, o el edificio de departamentos de Figueroa Alcorta, de 1942, mantienen un interés y actualidad notables.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.