m2

Sábado, 26 de febrero de 2011

París en Medio Oriente

 Por Facundo de Almeida*

Beirut, la capital del Líbano, ha sido tradicionalmente llamada la Perla del Medio Oriente o la París del Medio Oriente, caracterizada por sus casas viejas tradicionales, con sus tejados rojos, las ventanas en forma de arco y los bellos balcones y jardines.

Cuando la larga guerra que sufrió el país entre 1975 y 1990 llegó a su fin, el tejido urbano de Beirut y Trípoli atesoraba aún bellezas arquitectónicas, construidas durante el período otomano y del mandato francés, que habían permanecido intactas.

La reconstrucción, sin embargo, se centró en despejar el distrito céntrico y rehabilitar varios edificios históricos, transformándolos en estructuras modernas. Las otras zonas de la ciudad quedaron a la espera de su recuperación.

Varios inmuebles estaban abandonados u ocupados por familias desplazadas de otras partes del país, y la situación de preservación fue oscilando desde 1990, en función de los acontecimientos regionales y locales, y de los vaivenes de la emigración y la economía.

En 2008, el acuerdo de Doha facilitó la reconciliación entre las partes en conflicto, y desde esa fecha ha crecido enormemente el mercado inmobiliario en Beirut, lo que significa una buena noticia para la recuperación económica del país, pero a su vez pone en riesgo buena parte del patrimonio por la falta de normas fuertes de protección.

La destrucción del patrimonio edificado que se consumó con los efectos de la guerra, se concreta ahora en manos de los desarrolladores inmobiliarios, que ven en la recuperada nación de Medio Oriente una oportunidad de negocios rápidos. Un estudio reciente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo estima que en la próxima década se sumarán 300.000 nuevos edificios al ya sobrecargado tejido urbano de Beirut.

Esto ha despertado la preocupación ciudadana que dio lugar al nacimiento de la Asociación para la Protección del Patrimonio Libanés, primero como un grupo en Facebook y luego como una organización no gubernamental.

Los organizadores Pascale Ingea y Giorgio Tarraf, así como Lady Yvonne Cochrane Sursock, fundadora (y presidenta, de 1960 a 2002) de la Asociación para la Protección de Sitios Naturales y Edificios Históricos del Líbano (Apsad), tienen en claro que “a los turistas no les interesan nuestros shoppings, supermercados o rascacielos porque es lo que ven en sus países de origen”; por el contrario, la arquitectura histórica que ha hecho famosa a Beirut en el pasado puede transformarse en un recurso cultural en el presente y el futuro.

Los organizadores de la ONG saben que los propietarios desean dejar sus hogares en viejos edificios por las dificultades económicas que implica conservarlos, y es por ello que exigen que sean conservados.

También reclaman la sanción de una ley que proteja el patrimonio arquitectónico de la ciudad, ya que la única existente data de 1933, cuando el país estaba bajo dominio francés, y sólo se centra en la protección de arqueología y no específicamente en casas antiguas.

Impulsan la creación de un fondo dedicado a renovar áreas que han conservado su atracción rústica, y que ese fondo provenga de un porcentaje fijo sobre el pago de licencias de construcción.

Para ello, recomiendan la creación de un plan urbano oficial para preservar el aspecto tradicional de ciertos barrios, mediante la regulación sobre altura, estilo y proximidad de las construcciones modernas en estas áreas. La Asociación para la Protección del Patrimonio Libanés ya ha logrado evitar la demolición de más de 20 edificios históricos.

La inversión en el sector inmobiliario se convirtió en una parte esencial de la economía libanesa, que representa el 11 por ciento de sus 20.000 millones de dólares de Producto Bruto Interno (PBI), comparado con el 4,5 por ciento en la década de 1970. Pero, si parte de esos fondos no se canalizan en la restauración del patrimonio arquitectónico “La París de Medio Oriente” ya no será digna de ese nombre y perderá un recurso económico indiscutible asociado al turismo cultural.

* Lic. en Relaciones Internacionales. Magíster en Gestión Cultural. Docente del Máster en Gestión Cultural en la Universidad de Alcalá de Henares y del Programa de Conservación y Preservación del Patrimonio en la Universidad Torcuato Di Tella, http://facundodealmeida.wordpress.com

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.