m2

Sábado, 19 de marzo de 2011

La Casa del Puente y Fusilier

Desde La Plata, una ciudad que es campo de batalla entre los especuladores –y sus aliados en el Concejo Deliberante– y los vecinos desesperados por salvar su joya, llega una buena noticia. Resulta que la Cámara de Diputados provincial le dio media sanción a un proyecto del socialista Carlos Nivio para que la Nación expropie la Casa del Puente. La ley pide que la Secretaría de Cultura nacional ayude a la provincia a preservar la obra maestra de Amancio Williams, incluyendo el frondoso parque que la rodea y por supuesto el arroyo.

La Casa fue construida por Amancio para su padre músico y es uno de esos folly que tanto amaron los ingleses, sólo que impecablemente moderno. El diseño es el de un puente arqueado sobre un arroyo y tiene la elegancia contenida que fue marca registrada de Williams y hace de este arquitecto casi sin obra un tótem de la profesión entre nosotros. La Casa del Puente lleva muchos años abandonada y fue vandalizada, incendiada, ensuciada, robada y pintarrajeada una y otra vez.

Esta vergüenza –explica el diputado Nivio– tiene que terminar y la “única forma” es con una expropiación, “ya que el dominio privado ha llevado casi a la destrucción de una de las más importantes obras arquitectónicas en el mundo del movimiento moderno”. Si bien la idea de fondo puede ser discutible –de ninguna manera el Estado tiene antecedentes tan buenos en el manejo del patrimonio–, en este caso es justificable expropiar la casa. Los dueños actuales simplemente no se merecen tenerla.

La media sanción fue unánime y a Nivio le llovieron apoyos del país y, como le contó al diario El Día, de “Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Holanda, Inglaterra, Perú, Suiza y Uruguay”. Con buen tino, el diputado recuerda que la Casa ya es monumento histórico nacional, provincial y municipal, y que estas declaraciones mostraron la importancia del edificio, pero no sirvieron para salvarlo. Esperemos que el Senado provincial y luego la Nación se pongan las pilas para salvar esta obra de arte.

Como se salvaron las pinturas de uno de nuestros grandes pintores de iglesias, Augusto Fusilier, en Entre Ríos. Como saben los lectores de este suplemento, Fusilier dejó una enorme obra de motivos religiosos por todo el país, en templos de todo tipo y calibre. Este domingo se inaugura la restauración de lo que hizo en Victoria, Entre Ríos, en la Iglesia de la Señora de Aránzazu. La cosa viene de ceremonia, misa y fiesta con música en vivo y fuegos artificiales.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.