m2

Sábado, 30 de julio de 2011

Las profecías no cumplidas

 Por Facundo de Almeida

Hace ya casi cuatro años que se aprobó en la Ciudad de Buenos Aires la ley 2548, que estableció un régimen especial de protección para los edificios anteriores a 1941 dentro del polígono propuesto a la Unesco como patrimonio mundial, para los “edificios representativos” listados por el Ministerio de Cultura y para los que hubieran obtenido un Premio Municipal. Luego, con sucesivas modificaciones de plazos y extensión de la jurisdicción, se mantuvo la vigencia y se aplicó a toda la ciudad.

En aquel momento y en los sucesivos debates aparecieron voces que anunciaban una crisis del sector de la construcción, desempleo y otras calamidades si se aprobaba la norma. La misma cantinela se escuchó recientemente en La Plata, donde se suspendió la aplicación del nuevo Código de Ordenamiento Urbano, y en muchas otras oportunidades en las que se avanzó con leyes de protección patrimonial.

Son varias las ciudades que a fuerza de reclamo ciudadano han ido incorporando medidas protectoras en los últimos años, y ninguno de los desastres anunciados parece haberse confirmado. Tal vez porque lo que no se dice es que la protección del patrimonio también genera empleo en el subsector de la restauración, y también en muchas otras áreas sí se lo revitaliza y se lo utiliza como un recurso económico y cultural.

Esas hipótesis alarmistas quedaron desvirtuadas por el reciente informe del Indec que determinó que la actividad de la construcción aumentó durante mayo el 14 por ciento con relación a igual mes del año pasado, y marcó el mayor incremento interanual en lo que va de 2011.

Ese mismo estudio revela que el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) mostró durante mayo un crecimiento del 2,7 por ciento con relación a abril y acumuló en los primeros cinco meses del año un avance del 10,9 por ciento.

La encuesta cualitativa del sector, que consultó a las firmas sobre las expectativas para junio, entre quienes realizan principalmente obras privadas, mostró que el 73,6 por ciento de los consultados cree que el nivel de actividad se mantendrá sin cambios en junio, en tanto que el 15,8 estima que aumentará y apenas el 10,6 por ciento que disminuirá.

Como se puede apreciar, el avance de la protección patrimonial –que como revela m2 semana a semana aún adolece de fallas, pero que es sumamente significativo si lo comparamos con la situación de cinco años atrás– no ha provocado ningún efecto negativo en el empleo, ni en la economía del sector, que sigue creciendo.

Lo lamentable es que este crecimiento no se vea reflejado en la Ciudad de Buenos Aires en el destino de fondos para obras de protección del patrimonio arquitectónico y para compensar a los dueños de inmuebles catalogados.

Esto no sucede porque el Poder Ejecutivo porteño sigue sin reglamentar el Fondo de Estímulo para la Recuperación de Edificios Catalogados (Ferec), donde debería ingresar el 15 por ciento de todo lo recaudado en concepto de tasas de delineación y construcción. Una cifra muy considerable si tenemos en cuenta el boom de la construcción y lo comparamos con los magros presupuestos de las áreas de patrimonio en el Gobierno de la Ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.