m2

Sábado, 23 de junio de 2012

Días de feria

 Por Luján Cambariere

La doceava Feria Puro Diseño tuvo una semana con más de 400 expositores en 12.000 metros cuadrados. Como los eventos de este tipo pueden abrumar, a veces se pierde lo que uno va a buscar, el buen diseño argentino. Por eso seleccionamos algunos destacados de los que vale saber un poco más.

BUENOS REENCUENTROS

Con el team de Diseñaveral, los diseñadores industriales Leandro Laurencena, Maximiliano Cifuni y compañía, quienes desde el año pasado vienen ampliando su oferta de productos, incursionan en tipologías nuevas como iluminación, mobiliario y accesorios de uso personal. ¿A saber? La línea Tecno, un sistema constructivo con cualidades varias mediante el que logran distintas estanterías, mesas y escritorios.

“Todas las piezas pueden ser unidas por encastres, sin la necesidad de uniones mecánicas ni pegamento. Son monomaterial. Además no hacen falta herramientas, sólo las manos.

Por otro lado, el conjunto de partes para el armado de una estantería puede ser embalado en un volumen que ocupa el 10 por ciento del volumen del producto armado. Esto se traduce en un producto que optimiza el gasto de energía para su transporte desde el productor hasta el punto de venta. Las piezas componentes son estructuras livianas que resisten por forma y no por “masa” de material. De forma tal que, en base a los huecos vacíos centrales, se cortan otras piezas de menor dimensión utilizadas para otros modelos. En consecuencia, para la producción de un mueble se utiliza entre el 50 y el 60 por ciento del material utilizado en un mueble convencional de igual tipología.

Por último, como característica fundamental y distintiva, el método permite desarrollar muebles a medida, ya que el sistema de producción utilizado es por control numérico. Este procedimiento productivo posibilita gran flexibilidad, permitiendo crear no sólo los muebles de línea, sino también productos especiales a medida de las necesidades del proyecto”, detallan.

A esto le suman la colección dOKs. Una línea de accesorios de uso personal, compuesta de tarjetero, billetera, portadocumentos de uso cotidiano, y portadocumentos de viajero realizados en cuero reconstituido y costuras a mano. Cada modelo se encuentra pensado atendiendo especialmente a los aspectos funcionales, buscando generar mejoras en el uso respecto de los tradicionales. “El modelo billetera presenta un sistema de compartimientos con fuelles, que mejoran el ingreso y extracción de los contenidos, además de adaptarse al volumen de carga. Otra diferencia fundamental es una configuración que propone un ingreso de los contenidos siempre desde la parte superior, lo que se traduce en mayor comodidad de uso”, agregan.

Otro tándem interesante presente en la feria fue el del Estudio Pomada, Antonela Dada y Bruno Salas, que sumaron a sus bancos Chupitos unos nuevos con tapa que sirven para almacenado.

Mención aparte merecen las delegaciones de las distintas provincias, que en esta oportunidad tuvieron la oportunidad de mostrar el trabajo del que ya hemos dado cuenta en este suplemento: Tucumán, Salta, Santiago del Estero, Chubut, Jujuy y Corrientes con espacios propios. Y también en el espacio La Selección, realizado en conjunto con Observatorio de Tendencias INTI Textiles y el centro INTI Diseño Industrial, donde se destacó la labor de 16 diseñadores. Entre ellos, los de varias diseñadoras de indumentaria y accesorios como Augusta Peterle de Mendoza, Lucía Belaústegui de Corrientes y Lorena Sosa y Ansiosa Hormona de Tucumán.

Las excelentes joyeras: Osorio Domecq y sus reciclajes varios; Marina Callis, que se alzó con el premio, e Iskin, entre otras.

Otra perlita, el espacio de la Casa Textil, escuela de Araceli Pourcel, una excelente diseñadora dedicada a la docencia. Y el de los Monoblock, que a sus piezas con ilustraciones de Liniers, Nate Williams, Sol Linero, Alberto Montt, Cristian Turdera, entre otros, sumaron juegos de naipes, stickers para computadoras y celulares y tazas.

ALGO DE LO NUEVO

La asociación de la empresa Masisa con tres arquitectos y diseñadores –Julio Oropel, Eduardo Aldacour y Juan Azcue–, apodada “Corporación Tarugo”. La propuesta conjuga la experiencia de los tres estudios en pos de reutilizar materiales en desuso u otros elementos de la empresa especializada en la producción de tableros de madera para muebles y arquitectura de interiores.

Para empezar, doce prototipos logrados en base a una metodología especial: “Cada uno de sus integrantes presentará un diseño propio que será personalizado por los otros dos. Es decir, que de cada objeto se apreciarán tres versiones”, señalan.

A saber, la mesa de arrime Hiru, de estructura de madera de guindo, producida por Azcue y personalizada por Oropel. El sillón Recado, de nuevo producido por Azcue pero reinterpretado por Aldacour (estructura en hierro pintado a fuego) y materiales varios –gomas texturadas, fieltros crudos o láminas plásticas entretejida con gasa para el respaldo–. El sillón Vara XL en mimbre, donde cambian la escala de la clásica silla Mar del Plata y la mesa RPA, de estructura en madera de álamo, entre otros.

Simpáticos los juegos de encastres de los Qubic, ideales sobre todo para la más pequeña infancia por las superficies dibujables –almohadones, buzos, manteles, muñecos– de La Dibujería en tela de papel y bellas las figuras en fieltro de Numú realizadas a mano, entre otros.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.