m2

Sábado, 16 de marzo de 2013

Nadie es profeta en su tierra

 Por Facundo de Almeida

Alejandro Machado, autor de varios blogs que se han transformado en verdaderos catálogos de arquitectura porteña, y más aún Basta de Demoler, una de las organizaciones no gubernamentales más activas en la defensa del patrimonio arquitectónico, son considerados casi enemigos públicos por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, sus labores han sido destacadas esta semana por la BBC de Londres (http://www.bbc.com/travel/feature/20130226-preserving-history-in-buenos-aires/). En un extenso artículo, firmado por Karina Martínez-Carter, se destaca en primer lugar la enorme calidad arquitectónica de Buenos Aires, y afirma que los europeos que llegaron a la Argentina a finales del siglo antepasado construyendo una nueva ciudad que luciera como su propia casa, y fusionando el barroco, el Art Noveau y el estilo Beaux-Arts crearon un paisaje arquitectónico ecléctico y único que hoy se destaca.

Y reconoce que aunque muchos de estos edificios se mantienen en pie, la defensa del patrimonio arquitectónico hoy pasa por el esfuerzo de los ciudadanos, y aquí es donde entran en escena Machado y Basta de Demoler.

La entrevista es a Lucas Rentero, director y cofundador de Eternautas Viajes Históricos, y a Robert Wright, que opera una empresa de turismo, y ambos coinciden en el valor que tiene el patrimonio arquitectónico para el desarrollo del turismo, aunque a veces este patrimonio no esté ubicado en los lugares más frecuentados por los extranjeros, como el barrio de Once.

Esto último es algo que el arquitecto Fabio Grementieri no se ha cansado de repetir, la enorme densidad patrimonial de Balvanera, conocido popularmente con el nombre de la estación terminal del tren Sarmiento.

Los entrevistados explican claramente cómo hasta 2008 –cuando se aprobó la ley que protegió preventivamente los inmuebles anteriores a 1941– no existía un verdadero mecanismo de preservación, y que después de 2011 la extensión de la ley solo se logró por la intervención de la Justicia.

También lamenta que edificios icónicos como la Confitería Del Molino se estén cayendo a pedazos, y perdiéndose su patrimonio para siempre.

La conclusión es clara: la conciencia patrimonial que existe en Europa –el Reino Unido, por ejemplo– no tiene ni punto de comparación con la indiferencia –en el mejor de los casos– a la que nos tienen acostumbrados las autoridades locales.

Ahora que se preocupan en Londres por el patrimonio de la ciudad de Buenos Aires, y el artículo está publicado en inglés, Macri ¿entenderá la importancia del tema? ¿O seguirá menospreciando a los ciudadanos que se preocupan y ocupan de defender el patrimonio cultural?

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared