m2

Sábado, 6 de agosto de 2016

Vivir en movimiento

Diseños para espacios temporales y la vida en movimiento de los nuevos nómades urbanos por la alemana Gestalten.

 Por Luján Cambariere

Resulta incómodo hablar de nuevos nómades en un mundo que expulsa gente de la peor manera de sus países. Pero la realidad es que además de estas migraciones extremas y dolorosas, las ciudades modernas están generando un nuevo tipo de habitante, que cuando puede se escapa de las grandes urbes y todas sus problemáticas.

La editorial alemana Gestalten acaba de editar “Nuevos Nómades. Los espacios temporales y una vida en movimiento”, especialmente inspirado en tribus de diseñadores, arquitectos, publicistas, músicos y otros creativos. Son gentes que necesitan del intercambio con otras culturas y que gracias a ciertos beneficios de la era digital, como tener Internet casi en cualquier lado, llevan su trabajo a cuestas.

“La movilidad es la nueva forma definitiva de libertad: libertad sobre la rutina, los valores tradicionales y las limitaciones geográficas. Hoy existe una nueva generación de profesionales que buscan un estilo de vida que les permita trabajar seis meses en una oficina compartida en Berlín, pasar el verano en una cabaña en Chile, volver a residir unos meses por un proyecto temporal en Nueva York”, adelantan sus autores, los diseñadores Robert Klanten, Sven Ehmann y Michelle Galindo, por supuesto pensando en una elite.

New Nomads documenta esta tendencia, mostrando en particular la arquitectura, el mobiliario y todo tipo de herramientas y objetos multifunción con representantes en todo el globo. Viviendas flexibles con las que resulta fácil trasladarse o encontrar un alojamiento temporal en un mundo sin lugares estables de residencia. Unidades de habitación móviles, baratas y sostenibles que adaptan la idea de hogar a los nuevos tiempos de fronteras difusas. El volumen repasa la abundancia de recientes construcciones efímeras de todos los materiales y un sin fin de nuevas tipologías, desde contenedores, pasando por carpas high tech, tiendas (con ducha integrada) que pueden ser arrastradas por una bicicleta, plegadas en un bolso o colocadas sobre un banco del parque, barcazas que sirven de casas flotantes, cápsulas que cuelgan de los árboles, espacios de trabajo construídos modularmente, derivaciones modernas de viviendas de pueblos indígenas, una habitación de hotel no mucho más voluminosa que una casa de muñecas y carromatos adaptados para reuniones sociales o comunitarias. Cambian los países pero el espíritu es el mismo. Nada de echar raíces o compromisos a largo plazo. La liquidez que tanto documentara el sociólogo polaco Zygmunt Bauman.

“Tener una casa ahora puede significar también adquirir una residencia efímera de fin de semana, un jardín comunitario o una casa en el árbol. Lo que actualmente puede ser percibido como una excepción –la arquitectura y el diseño de bajo nivel, sostenibles y livianos– se está convirtiendo en la norma” sostienen los autores desde la convicción de que es un fenómeno que “está empezando a tener un impacto en el trabajo de arquitectos, urbanistas, diseñadores de productos, y los empresarios de todo el mundo”, según concluyen.

A través de la tecnología disponible y de pensar con otros paradigmas, el libro reúne conceptos de lo más variados. Los que se llevan más aplausos son ideas como la Caravana anfibia, un bote que a la vez es trailer y casa rodante, diseñado por el finlandés Santeri Hiltunen. también una tienda plegable que es una especie de re-versión de la clásica choza de los nómades de Asia Central, ideada por Trakke/Alec Farmer & Uula Jero.

Dentro de las versiones sobre ruedas, impacta una casa móvil que se acopla cual sidecar a una bicicleta y tiene hasta ducha, creada por el colectivo chino People’s Architecture Office, y otra que se acopla al techo de un un auto. Hasta hay una casa-muelle equipada con motor ideal para instalar en ríos o lagos. Más exótico, el vivero móvil arrastrado por un caballo diseñado por el estudio noruego Garnetflugen Architects y la española Mariana Delás, y una caja para dormir diseñada por el colectivo ruso Arch Group.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.