m2

Sábado, 24 de abril de 2004

Invasiones españolas

El Recoleta muestra hasta el 9 de mayo una antología del diseño español con diez autores jóvenes y sin distraerse en vanguardias ni deslumbres.

 Por Luján Cambariere

Proyecta es una exposición de jóvenes diseñadores españoles organizada por la dirección general de Relaciones Culturales y Científicas del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y por el Centro Cultural de España en Buenos Aires. Pero sobre todo es obra de su comisario-curador, Marcelo Leslabay, un diseñador argentino que emigró a España para trabajar como consultor de diseño –gráfico, industrial y expositivo– y devino profesor de diseño del Instituto Europeo de Diseño y subdirector de la revista Experimenta.
Cada vez que llega a nuestro país, Leslabay agradece su formación a Ricardo Blanco, Reinaldo Leiro y Eduardo Naso, entre otros, y se afana en tender puentes entre sus dos mundos. La muestra tiene algo de eso. Reúne la labor de diez diseñadores dedicados a las áreas gráfica, industrial, moda y digital. No pretende mostrar necesariamente vanguardia sino distintos caminos para llegar al proyecto. Algunos son nombres conocidos internacionalmente como Isidro Ferrer, Héctor Serrano o Niall O’Flynn. Otros, jóvenes talentos como Alvaro Rey y Alberto Martínez o Miriam Ocariz. La exposición ya pasó por Colombia, Estados Unidos, México, Costa Rica, Cuba, la ciudad de Córdoba y Rosario, y ahora recala en Buenos Aires.

Identidad española
“No se busca. Allí ya nadie se plantea eso”, aclara Leslabay. “Igualmente hay rasgos comunes. El diseño en Europa está en crisis. Se hacen muchas cosas pero con poca reflexión. Hay mucha tecnología que no siempre es usada con un propósito válido.” ¿Criterios de selección? “Que tuvieran un discurso y accionar coherente, que fueran de distintos puntos de España y fundamentalmente que marcaran caminos distintos de abordar el diseño.”
Así, la muestra tiene diez entradas especiales bien documentadas mediante entrevistas personales que se resumen en el catálogo. Frente a quienes le critican que no muestra necesariamente vanguardia, es terminante: “Yo no vengo a sorprender a nadie. No vengo a deslumbrar con espejitos de colores. La muestra es austera. No hace alarde. Me interesa contar una manera de pensar. Mostrar diez caminos distintos para abordar el diseño. Acá, a veces, están más interesados en saber cómo están hechos los objetos que en el pensamiento que hay detrás de ellos. Esto viene de un lugar donde no hay epidemias, analfabetismo, ni hambre. Igualmente, tienen circunstancias personales que los atraviesan y hacen a su manera de encarar la profesión con un rasgo en común: la pasión”.
“Hay diseñadores autodidactas, otros que llegan del arte y los que han estudiado en las mejores universidades. Están los que trabajan autogestionándose y los que lo hacen para grandes empresas”, detalla. Para él, el diseño no debe venir a marcar diferencias sociales. “En ese sentido la muestra se inscribe en el marco de la cooperación cultural y trata de ofrecer una serie de experiencias que puedan ser útiles a la hora de desarrollar modelos propios. Esperamos que esta acción sea la primera parte de un intercambio y que su modesto aporte genere el suficiente consenso para consolidar la profesión en Iberoamérica y poder mostrar en un futuro cercano los resultados en España”, remata.

Hoja de ruta
Proyecta reúne el trabajo de profesionales que con sus creaciones definen nuestro entorno cotidiano, desde lo más cercano como la ropa, pasando por los objetos del hábitat, iluminación, mobiliario, accesorios, libros, revistas, afiches y los portales de Internet.
En industrial se presenta el trabajo del multipremiado Héctor Serrano (Valencia, 1974). Con un master en el Royal College of Art de Londres ydesarrollos para empresas como Droog Design, se destaca la falta de rigidez y utilización del reuso, patentes en la luminaria Superpatata de látex y relleno de sal; el proyecto Homeless de almohadones o colchones hechos con bolsas de polietileno y papel triturado; y la lámpara Top Secret de film de poliéster y red de nylon.
Niall O’Flynn (Irlanda, 1959) es el único extranjero pero residente desde hace más de diez años en España. Sus trabajos tienen que ver con su amplia manipulación de ciertos materiales que usa para su mobiliario, como la silla y chaise longue Rascal, hechas con la malla metálica con que se hacen los felpudos; las Grill Stacking Chair con perchas de metal y la Orange Chair, silla de malla electrosoldada realizada a partir del filamento de polietileno que se usa para cubrir las hortalizas en las huertas.
Luzifer, empresa familiar formada por Sandro Tothill (Brisbane, Australia, 1966) y Mariví Calvo (Valencia, 1960) se centra en la investigación de nuevos materiales vinculados con la luz. Ellos desarrollaron y patentaron el Polywood, material en base a madera precompuesta que aplican en todo tipo de pantallas.
En gráfica se puede ver la obra de Isidro Ferrer (Madrid, 1963) diseñador gráfico e ilustrador que llega desde el arte y se destaca por sus afiches (cartel para la celebración del centenario de Luis Buñuel) y por deliciosos libros de manualidades para chicos (Con los dedos de una mano y Crea tu circo). Los trabajos de Ipsum Planet, tres diseñadores – Ramón Fano (Santander, 1963), Javier Abio (Madrid, 1967) y Rubén Manrique (Madrid, 1965)– que estaban en paro (esto es desocupados) y empiezan a hacer su propio camino mediante una revista, NEO2, que hoy es tendencia y vende 45.000 ejemplares.
Los de Bis –Alex Gifreu (Maó, 1971) y Pere Alvaro (Palafrugell, 1967)— que cuando se conocieron eran profesor y alumno y hoy desarrollan comunicación para instituciones culturales y muchos proyectos de autogestión, los NPPs (Non Profit Projets) que ellos rebautizaron “Ni una Puta Peseta”. La obra de Andreu Baliusm (Barcelona, 1962), creador del proyecto tipográfico García Fonts & Co. y fundador del estudio Typerware, laboratorio a través del cual provee fuentes tipográficas. Y Vasaba de Bruno Sellés (Barcelona, 1976) y Toni Sellés (Lleida, 1953), padre e hijo que trabajan desde y para la administración pública hasta para circuitos alternativos.
Mientras que en indumentaria se presentan los diseños de Miriam Ocariz (Bilbao, 1968), licenciada en Bellas Artes que usa la ropa como soporte donde imprime sus diseños serigrafiados.
Y por último, en diseño interactivo, el trabajo de Alberto Martínez (Castellón, 1974) y Alvaro Rey (Bilbao, 1974) que muestran el Arrow Project. Una flecha o cursor que se sale literalmente de la pantalla de la computadora para interactuar con el entorno doméstico. La idea es no inundar el mundo de nuevos objetos sino interactuar con los que ya existen. Sus aplicaciones son infinitas, desde la interacción con todos los aparatos eléctricos y los objetos de la casa, hasta los accesos automáticos a Internet. Una herramienta sumamente útil a personas con alguna discapacidad.
La exposición permanecerá abierta hasta el 9 de mayo en el Centro Cultural Recoleta, Junín 1930, martes a viernes de 14 a 21, sábados, domingos y feriados de 10 a 21.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.