no

Jueves, 27 de octubre de 2005

THE RäMOUNS Y BEATSTEAKS

Historias de las dos bandas que vinieron con Die Toten Hosen a la Argentina

The Rämouns, en busca de los Ramones perdidos

Esta banda “tributo” a Los Ramones vino a tocar y se quedó a filmar el documental Evita Is a Punk Rocker, que relata el viaje de ellos mismos a la Argentina buscando las huellas de Joey, Johnny y Dee Dee.

Por Fabio Borquez


El tiempo, ese maldito tirano, ha dejado atrás hechos irrecuperables. Nadie podrá ver nunca más shows de los Ramones, los Sex Pistols o cualquiera de la grandes bandas que se han ido para siempre. Habrá que conformarse con lo que han dejado grabado, o tratar de entender al ver un video de algún concierto qué fue lo que uno pudo sentir al haber estado allí. En el caso de los Ramones, el público argentino los pudo sentir más de una vez y el romance con la banda se convirtió en energía, vibró y quedó registrada para la posteridad. Eso mismo entendieron del otro lado del Atlántico cuatro chicos de Düsseldorf, fanáticos de la banda, al darse cuenta de que los Ramones se habían ido para siempre (tras la muerte de Joey, Johnny y Dee Dee). Así quisieron rendirles un justo homenaje y generaron una banda que no sólo copiaría sus temas sino también el estereotipo de cada uno de sus integrantes. Y terminaron buscando el mito en la Argentina.

Así nació Rämouns, una banda de covers, que en 1999 se juntaron y decidieron no salir al ruedo hasta no tener ajustado hasta el más mínimo detalle. Después de un año de ensayos comenzaron hacer su homenaje. El No habló con dos de sus integrantes, Butsch Rämoun (Joey Ramone) y Lemmy Rämoun (Johnny Ramone), sobre los motivos de su visita a Buenos Aires. La idea era tocar como banda “acompañante” de Die Toten Hosen, y –de paso– filmar un documental sobre la mística “Ramones” en Buenos Aires. Cuenta Butsch: “Todo surgió después de uno de nuestros shows. Campino, de los Toten Hosen, vino al camarín a felicitarnos por el concierto y nos comentó que, si queríamos tocar para un público realmente fanático de los Ramones, teníamos que venir a Buenos Aires”.

El proyecto del documental apareció cuando se juntaron con Thorsten Shaar (periodista que trabaja para la productora de los Hosen) en carnaval y, después de la décima cerveza, se propusieron hacer Evita Is a Punk Rocker, que relataría el viaje de The Rämouns a la Argentina, “buscando las huellas perdidas de los Ramones en el país donde la banda es un objeto de culto”, cuenta Butsch. Lemmy conocía de antemano el fanatismo del público local por los Ramones, “aunque nuestras expectativas se sobredimensionaron al estar en Buenos Aires. Nos impresionó la gente, la ciudad, el tráfico, y por sobre todo la reacción de la calle cuando nos vestimos como los Ramones para filmar en distintos puntos de la ciudad. Todo el mundo se acercaba, o nos gritaban ‘¡¡Ramones!!’”.

La semana pasada tocaron en La Trastienda, donde pudo comprobarse la similitud con la banda original. Y este viernes estarán en CBGB. “Esperamos que venga mucha gente, que esté dispuesta a escucharnos tocar sin pausa durante 80 minutos”, dice Lemmy. “Haber tocado antes que los Beatsteaks (banda de Berlín) nos encantó, porque fue el primer contacto con el público argentino, que automáticamente se entusiasmó al escucharnos y para nosotros ver a la gente haciendo pogo delante nuestro y cantando cada tema fue algo muy fuerte –cuenta Butsch–. Creo que al principio la gente nos vio en el escenario con nuestras pelucas y trajes de los Ramones y se quedó expectante. Pero al rato se dieron cuenta de que nuestro objetivo no es hacer una caricatura de la banda sino un tributo, que parte de nuestro absoluto respeto hacia la memoria de los Ramones.”

Después de Buenos Aires irán a Rosario, luego seguirán por Bélgica, Holanda y Alemania. “Si alguien nos propone algún otro show, trataremos de hacerlo, ya que nuestra estadía en Buenos Aires será hasta el 2 de noviembre, donde seguiremos con el documental”, cuenta Lemmy. Mientras que Butsch dice: “El impacto positivo que esta tierra nos está brindando, indudablemente nos hace pensar seriamente en volver mucho más seguido”.

The Rämouns toca el viernes 28 en CBGB (Bartolomé Mitre 1552).

Beatsteaks, bife de chorizo, tango y cerveza

Pasaron por Buenos Aires con un recorrido típico: comieron carne argentina, fueron a la cancha, se hicieron amigos y tocaron en un festival masivo. Todo lo que suelen hacer las bandas de punk-rock alemán cuando pisan esta ciudad.

Por R.C.


“Cuando llegás a un país en el que nunca estuviste antes, generalmente los primeros shows son en lugares no más grandes que un baño, así que fue una sorpresa tocar en el Pepsi Music frente a 5 mil personas”, asegura Anim Teutoburg, cantante y guitarrista de los Beatsteaks, un quinteto alemán que pasó por Buenos Aires de la mano de (¿sus colegas o hermanos mayores?) Die Toten Hosen. Además de haber sido una de las sorpresas del festival, los muchachos dieron otro concierto en La Trastienda y, según lo que escribieron en su página web, hicieron el combo turístico típico: bife de chorizo, tango, mucha cerveza con etiqueta celeste y blanca, y plateas para el superclásico. “No soy muy fanático del fútbol, así que era la segunda vez que pisaba un estadio, pero cuando entré a la cancha de River, enloquecí”, sigue Teutoburg. “¡Y yo que pensaba que los conciertos de rock eran ruidosos! El partido fue aburridísimo, pero nos la pasamos mirando a las tribunas.”

Los Beatsteaks se formaron en 1995 y acaban de publicar su tercer álbum, Smack Smash (el primero en tener edición argentina). El sonido del quinteto en vivo parece el eslabón perdido entre The Clash y el hardcore, producto, según ellos, de la conjunción de los gustos musicales de cada uno de los integrantes. “A Torsten (Scholz, bajista) le gusta mucho el hip hop, Arim es fan de Depeche Mode. Hay sólo cinco bandas en las que todos coincidimos: AC/DC, The Clash, Sublime, Ramones y... Die Toten Hosen, por supuesto”, afirma Baumann. Y Teutoburg apoya: “Escuchábamos a los Hosen cuando aprendimos a tocar. En 1999 nos invitaron a salir de gira con ellos, en lo que fue nuestro primer tour grande, y nos apoyaron muchísimo. Es genial descubrir que tus héroes de la adolescencia son tipos muy copados. Ellos bien podrían estar felices con su éxito y no preocuparse por nadie más, como la mayoría de los que llegan a un lugar tan importante, pero tienen como la necesidad de apoyar las cosas que les gustan. Y eso demuestra que todavía aman todo lo que tiene que ver con el rock”.

Compartir: 

Twitter
 

Arriba The Rämouns, abajo Beatsteaks
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.