no

Jueves, 26 de julio de 2007

DEMASIADAS “SEÑALES” SOBRE CALLEJEROS

En banda

Desvinculación del abogado. Reorganización del negocio del merchandising. Reaparición en la prensa. Rumores de separación. Ante la inminencia del juicio oral, el Pato Fontanet se propone como “rehén político” como única defensa.

 Por Juan Manuel Strassburger

¿Qué pasa con Callejeros? En el último tiempo se desvincularon de su abogado, se rehusaron a declarar en la causa por pagos de coimas a la Federal y se conoció que rompieron con Locuras –junto a Lee-Chi, la marca emblemática de merchandising rockero– para concentrar su producción de remeras, buzos, musculosas, muñequeras y demás accesorios en Rocanroles Argentinos, nuevo licenciatario exclusivo que antes de la tragedia de Cromañón perteneció al batero de la banda, Edu Vázquez.

No sólo eso. El último domingo cortaron su silencio periodístico de dos años y le dijeron a la revista Viva de Clarín que aceptaban su responsabilidad, pero “fuera de lo penal”. Y que Chabán los había traicionado, aunque “no debe estar en la cárcel”. Sin embargo, lo más llamativo fue cuando revelaron en quién se habían recostado espiritualmente para animarse a volver a los escenarios: el cardenal Bergoglio, conocido por su oposición a la reapertura de los juicios contra los represores de la última dictadura militar y también nombraron al rabino Daniel Goldman, a León Gieco y a la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. Además, en las radios rockeras corrieron rumores más o menos confiables sobre una posible “separación” de la banda, que –por supuesto– no fueron confirmados, por ahora.

“Dentro de lo triste y trágico que tiene todo esto es que tuvimos la suerte de conocerlos (...). Todos ellos nos dijeron lo mismo: ‘Estén juntos, no bajen los brazos’. Según lo relatado en la nota, el cardenal se reunió tres veces con la banda y fue uno de los que más insistió para que volvieran a los escenarios. No hay dudas de que la prédica tuvo eco: Callejeros ya se presentó de manera oficial en cuatro oportunidades (Córdoba, La Rioja, Cosquín, Santa Fe y Olavarría) y ahora se prepara para retornar por primera vez en un estadio cerrado, el Orfeo Super-domo de Córdoba.

Las crónicas coinciden: los shows vienen siendo una combinación asfixiante de costosísimos operativos de seguridad y performances inevitablemente traumatizadas por la tragedia más importante de la historia argentina. Ninguna bengala y muchísima angustia. El peso de 194 muertos y una culpa de por vida. “Ni siquiera pienso qué me hace más feliz. Cuando te estás empezando a sentir bien, sentís culpa de sentirte bien. Siempre te agarra el mirá todos los que ya no están”, declaró el cantante Pato Fontanet a Viva. Eso sí, a la hora de explicar lo sucedido, la palabra más esgrimida por parte de los músicos es persecución: persecución del sistema político y del sistema judicial.

“Existe en Callejeros una paranoia, una creencia de persecución y conspiración. Fontanet dice: ‘Somos rehenes políticos. Digamos lo que digamos, vamos a terminar igual’. Lo que él no se da cuenta es que yo como abogado defensor necesitaba que él dijera algo, por lo menos para llegar a los tribunales internacionales. Porque lo que no se dice, se otorga. No se puede seguir pensando que Ibarra es el gran protagonista de la persecución contra ellos”, explica Eduardo Guarna al NO, hasta hace 15 días abogado defensor de la banda, y hoy desvinculado debido a la negativa de la banda por declarar en la causa por cohecho (la otra en la que están implicados –la principal– es la de estrago doloso; figura judicial aplicada a quien provoca daños a un gran número de personas y que prevé entre 8 y 20 años de cárcel).

“Creo que están perdiendo perspectiva de lo que viene. La banda siente tensión acerca de los juicios, saben que se sientan y no saben si salen al final. La pata grande que le hicieron a Diego Argañaraz, el manager, hoy les está pesando.” Se refiere a las declaraciones que hizo a la banda tendientes a solidarizarse con el manager cuando estuvo detenido a principios de 2005. Guarna reconoce un clima de “dificultad interna” entre los integrantes de la banda. “El fantasma de la condena y el encierro los pone en crisis. Y las crisis son propias de las diferencias que puedan existir entre ellos respecto de la causa por cohecho.”

Con la comercialización de Señales, el último disco de Callejeros, a sorpresivos $ 45, y con el empecinamiento de volver a tocar, pese a la resistencia de los padres (más la decisión de concentrar en manos amigas el merchandising de la banda), existe una percepción en el ambiente del rock de que Callejeros “está lucrando con la tragedia”. ¿Qué hay de cierto en eso? Guarna responde: “Toda tragedia siempre genera adhesión, no sé por qué. Pero de ahí a que la banda aproveche 194 muertes para generar dinero... no, para nada. A mí todavía me deben mis honorarios, pagan cuando pueden pagar y no todos los meses”.

Guarna explica que a Señales le puso precio Pelo Music (el sello) y no Callejeros. Y que hay conflicto porque la ganancia de la banda es exigua y todavía se les debe un disco más. “Callejeros es una banda muy cara. En el último recital (Olavarría) se pagaron 17 mil pesos sólo de seguridad, y 9 mil pesos en los monitores. Por algo Jorge Palazzo (productor de Cosquín Rock) dice que tienen una organización de una magnitud parecida a la de La Renga.” Con respecto al merchandising de la banda, el NO se comunicó con Locuras, pero no hubo caso. Graciela, encargada del local de Once –casa matriz de la marca– y esposa del dueño, se negó a dar precisiones. “La última vez que hablamos con la prensa pusieron en boca nuestra cosas que no dijimos. Para nosotros, Callejeros es un tema terminado”, dijo. Terminado, claro, porque los dejaron fuera del negocio.

Según calculan los especialistas, el juicio estaría comenzando entre febrero o marzo del año que viene. “Va a implicar mucha infraestructura y logística. Y la banda no está teniendo el dinero suficiente para llevarlo adelante”, advierte Guarna. “Yo sé cuáles son las finanzas de la banda, y ojalá ellos hubieran hecho plata. Yo siempre les dije: ‘Ir preso sin dinero es dramático’.”

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.