no

Jueves, 7 de febrero de 2008

OZOMATLI, EL EMBAJADOR NORTEAMERICANO

Amigous son los amigous

 Por Javier Aguirre

¿Qué busca un dirigente político cuando, en campaña, se saca una foto con una nenita en un barrio humilde? Tal vez algo parecido a lo que busca el embajador de una superpotencia el mismo día del “Supermartes”, en una capital sudamericana al recibir en su domicilio particular a una banda de cumbia y una de hip hop formada por adolescentes –casualidad– del mismo barrio humilde. Con o sin suspicacia, el embajador de los Estados Unidos en Buenos Aires, don Earl Anthony Wayne, fue el anfitrión de los chicos de la Orquesta Juvenil Villa Lugano y de la banda de hip hop Clan Oculto, que lo visitaron en su casa y zaparon un rato (el fotógrafo de Página/12 puede dar fe de que eso sucedió realmente). “Al embajador norteamericano le gusta la cumbia”, le asegura al NO la asesora de prensa de la embajada, Patricia Rosker. Según el discurso oficial, la visita de los jóvenes músicos a la residencia del diplomático norteamericano “forma parte de los distintos programas culturales patrocinados por la embajada estadounidense”. ¿Y cuál fue el nexo entre el cumbierísimo señor Wayne y los pibes de Lugano? Ahí entra en acción Ozomatli, la banda de chicanos combativos nativa de Los Angeles, que a lo largo de la semana estuvo tocando en escuelas, comedores y otros espacios públicos de la Ciudad, y que se presentará mañana en el Cosquín Rock. Como consignara este suplemento la semana pasada, los Ozomatli –con su discurso crítico de George W. Bush y su identidad musical mestiza– ofician de “embajadores culturales” estadounidenses, ya que, para sorpresa de los propios miembros de la banda, fueron convocados por el Departamento de Estado norteamericano para recorrer el mundo (desde Nepal hasta Villa Lugano) en pos de difundir cierto mensaje de pluralidad musical. “Los Ozomatli, desde la música, representan la fusión cultural y étnica característica de los Estados Unidos”, señala Rosker. La diplomacia es sabia: la pluralidad puede ser un argumento ideal para tener dos caras.

Ozomatli y Clan Oculto en la casa del embajador estadounidense.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.