no

Jueves, 21 de enero de 2010

ANETOL DELMONTE, JOSEFINA PRETENDE Y LOS CALIGARIS

Nombres viejos, discos nuevos

Vieron cómo es el verano... un acalorado cronista del NO dice que se le ocurrió hacer una nota con tres bandas que tienen “nombre propio” y justo son buenas bandas, tienen discos nuevitos y están tocando durante el verano. Así que, acá están.

 Por Luis Paz

ANETOL DELMONTE: “Es como comerte un Media Hora”

“En Fabula simula estimula nos hicimos más amigos de la psicodelia, sin dejar de lado la incursión acústica, ni perder la forma de la canción”, arranca Leandro Rossi, cantante y guitarrista de Anetol Delmonte, el cuarteto cordobés que pone a los géneros en la licuadora, incluso al cuarteto cordobés. Y es cierto: el flamante continuador del EP Traslasierra no sólo incluye los aires de murga rioplatense y de brit pop sino que extiende un abanico lisérgico que, aunque queda mejor demostrado en vivo, se muestra muy bien en CD y bastante bien en MP3 –aunque eso no es culpa de Rossi, Ramiro López Chaplin (bajo), Ramón de la Vega (guitarra), ni de Eduardo Bazán (batería)–. La producción de Alfonso Barbieri pule las trece canciones e incluso el cover del Toxi Taxi redondo. “Es un disco bien de estudio, con mucha producción, grabado durante tres años en nuestro estudio. Eso nos dio tiempo y la posibilidad de experimentar, con un trabajo importantísimo de Eduardo, el baterista”, sigue Rossi, balanceando a favor del de los palillos, que siempre sale perjudicado en la nómina de créditos. Para seguir en la senda productiva, Anetol Delmonte está por grabar un par de videos de verano (“nunca salimos de gira en esta época”), cierran fechas y... ¡ya están componiendo para dos próximos discos virtuales!

ADN: 45% Brit Pop + 40% Música Popular + 10% Psicodelia + 5% Murga.

El nombre: “Anetol es el químico que tienen los caramelos Media Hora, a base de hinojo. Cuando te comés un Media Hora, no sabés muy bien qué onda es el sabor y lo mismo pasa con la banda. El Delmonte se lo agregamos como apellido. Al Anetol lo relacionamos con lo urbano y el Delmonte tiene que ver con la tierra, sintetiza nuestras dos raíces”.

El highlight: “Hoy y los últimos tres meses, porque me parece que es una constante evolución la nuestra, estamos más seguros de por dónde vamos, más amigados con la música. El oficio de hacer canciones está tan asimilado por los cuatro que me parece que ahora lo tenemos como profesión y es el mejor momento para hacerla”.

El bajón: “Los cambios de integrantes que nos hicieron parar varias veces: cortes cuando se venía el verano, ¡hasta medio año perdido!”.

El show: Anetol Delmonte presenta Fabula simula estimula el sábado 30 en la Fiesta Bubamara.


JOSEFINA PRETENDE: “Me dijeron que daba medio puto”

Desde lo más profundo de Villa Crespo, ese barrio porteño que muchos vienen señalando como “el nuevo Zona Oeste”, llegan los hermanos Hernán (voz) y Diego (sintetizadores) Di Carlo, para traer con ayuda del bajista Marcelo Müller, el guitarrista Juan Manuel Castelao y el baterista Santiago Wahnschaffe el tercer disco de Josefina Pretende, una interesante banda de, digamos, hard pop. “Estuvimos desde 2002 (cuando editaron un EP epónimo) para sacar Revelador, pero porque se nos fueron integrantes, pasó lo de Cromañón y nos dedicamos a componer, ensayar y laburar para comer”, explica Hernán Di Carlo, acostumbrado a hacerlo todo en paralelo. Con la producción de Hernán Bruckner (Arbol), Revelador suena a siglo XXI sin dejar de apoyarse en ciertas sonoridades de los ‘90. ¿Los puntos altos? Hoy salí a caminar, Radio bélica y Quiero amanecer, donde el sintetizador envuelve y toma la posta sólo cuando debe. ¿La particularidad? La suerte de asamblea virtual que tomaron por práctica: “Cuando teníamos el disco, hicimos un testeo dándoles copias a 50 personas, muchas que no conocían a la banda, para que elijan el corte. Lo mismo con los videos: le pasamos el disco a la chica que lo hizo para que elija sobre qué tema hacer uno”. Mientras componen su próximo disco (para 2011), siguen organizando su ciclo habitual junto a Volador G y prometen otro video para abril o mayo.

ADN: 40% Pista de Baile + 40% Rock de Guitarras + 20% Synth Pop.

El nombre: “El nuevo milenio fue una buena oportunidad de cambiar de nombre (ya habían sido Estación 4 y Flexible) y estaba enganchado con Kafka, especialmente con su relato Josefina la cantora o el pueblo de los ratones, que es muy ambiguo y habla de la música y de la relación del músico con su público. Hay una frase que me encantó: ‘Josefina pretende expresar’. Me dijeron que daba medio puto, pero quedó igual”.

El highlight: “Como banda independiente, haber tocado en el Personal Fest de 2007 sin una discográfica atrás. Fue fumarse un pucho gratis”.

El bajón: “El post-Cromañón, porque se nos vino abajo el circuito de lugares para tocar, cambió mucho el escenario y los bolicheros que tenían habilitación te rompían el culo para dejarte tocar”.

El show: Josefina Pretende presenta Revelador el 22 de febrero en el Roxy Bar.


LOS CALIGARIS: “Somos rock y pachanga”

“El sol va a seguir saliendo por el este, hay cosas imposibles de cambiar”, arranca Transpirando alegría. Y, sin embargo, Los Caligaris siguen apostando en su sexto disco a cambiarle el humor a quien sea que los escuche. “De los once Caligaris, siete somos amigos del barrio”, indica el cantante y guitarrista Martín Pampiglione, y ya se entiende por qué tanta diversión en un disco hecho con total seriedad. “Siempre nos tildaron de que éramos una banda de cuarteto porque veníamos de Córdoba, pero si crecimos con el cuarteto, ¿cómo no lo íbamos a incluir?”, sigue, sin que el NO intente responderle. Así, pasearon al género inmortalizado por Rodrigo más allá de la camiseta de Belgrano, hasta los escenarios mexicanos. “Tocar en el escenario principal del Vive Latino fue un exceso de alegría”, recuerda uno de los fundadores del equipo de fútbol, ¡perdón, de la banda! Como si fueran pocos, en Transpirando alegría se les sumaron El Mono de Kapanga y La Mona Giménez. El disco, claro, quedó monísimo (¡cuac!). Tres giras mexicanas de por medio (se viene la cuarta) y con Me gusta portarme mal en la radio mediante, están “interesadísimos” en volver a los recitales porteños para seguir transpirando esfuerzo y regalando la alegría que les da la profesión. “¡Somos rock y pachanga!”, grita.

ADN: 40% Clown + 30% Cuarteto + 25% Rock’n’Roll + 5% Santana.

El nombre: “Mi hermano (el baterista Diego) y yo nacimos en el circo Hermanos Muñoz, que era de mi abuelo. Aprendimos a camelar, acrobacias y la leyenda, que no sé si es verdad o mentira, del payaso Caligari, que sale a la pista a actuar y fallece sin que la gente se entere de que fue su último acto. En su homenaje nos pusimos los Caligaris, para divertirnos hasta el final enarbolando su bandera”.

El highlight: “El Vive Latino fue espectacular. Nosotros estamos acostumbrados a los trailers de circo y nos dieron un camarín tipo VIP en el que te podías tatuar, te cortaban el pelo, tenía simulador de vuelo. Esa cosa de festival yanqui que a nosotros, que somos del interior, nos volvió locos. Casi me tatúo. No, no me gustan los tatuajes, pero era gratis”.

El bajón: “Que por ser del interior y más precisamente de Córdoba, que nunca salió otra cosa que no fuera cuarteto, tuvimos que pelear mucho con los prejuicios de la prensa, que no entendía por qué tocábamos en La Trastienda si teníamos que tocar en Escombro Bailable”.

El show: Los Caligaris presentan Transpirando alegría el 21 de febrero en Las Toninas.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.