no

Jueves, 11 de noviembre de 2010

MARKY RAMONE Y LA CUESTIóN ESTéTICA

“No sabía que hubo problemas con el gobierno”

El último show de Marky en el Teatro Colón fue el puntapié (con zapatilla incluida) de un escándalo político en el gobierno porteño. Esta vez, Marky vuelve a tocar, con nueva marca de camperas y jeans. Ah, el punk.

 Por Luis Paz

En 1971, la banda Dust, una experiencia pre-punk norteamericana, editó su debut. Richie Wise en guitarra y voces, Kenny Aaronson en bajo y Marc Bell en batería conformaban el trío que presentaba en la portada de su disco epónimo una imagen post-apocalíptica: tres cadáveres envueltos en ropa de fajina, “posando” con carteles. La imagen era impactante para la época, pero incluso más reveladora es la fotografía de la contratapa del vinilo: en ella, Marc Bell –que luego se convertiría en Marky Ramone– ya tenía flequillo y vestía chupines y una campera de cuero cinco años antes de Ramones, el primer disco de los de Queens. “Yo tuve ese look antes de los Ramones. Ellos venían a ver los shows de Dust, eran muy fans nuestros. Y fue Dee Dee el que me invitó a tocar en los Ramones. Lo loco es que ahora, cuarenta años después, ese mismo look me trajo otra oportunidad: lanzar mis diseños de jeans y camperas con Tommy Hilfiger”, anuncia Marky.

El baterista tocará esta semana nuevamente en Buenos Aires. Casualidad o no, su última visita (en 2008) también había tenido a la indumentaria en foco: Converse presentaba una nueva colección de zapatillas, inspiradas en el punk rock (en su costado estético, escindido de todo lo demás, en verdad) y alquiló el Colón y trajo a Marky: “No tenía idea de que luego de eso hubo problemas con el gobierno porque alquilaron ese teatro. Espero que todo esté bien”. Aquella vez, la Legislatura intimó al Ejecutivo porteño porque la Dirección del Teatro Colón no estaba al tanto del alquiler, decían, aunque dos semanas antes del show la Ciudad envió al Colón un memo anunciando que “Converse festejará sus 100 años y como contraprestación donará 120 joggins para el Cuerpo Estable del Ballet”. Sin embargo, la asociación de habitués del Teatro Colón y legisladores de la oposición denunciaron que tal tipo de actividades no correspondía a un Colón destinado a la expresión de “música sinfónica o de cámara, ballet y experimentación”. Como sea, los trabajadores del Colón llevan mucho tiempo (mucho) en conflicto con el Gobierno de la Ciudad) en reclamo de mejoras salariales y con denuncias de persecución de por medio.

Aunque en sus últimas presentaciones en la Argentina Marky tocó con miembros de Expulsados, esta vez vuelve a Buenos Aires para un show junto a Michael Graves, el cantante de Misfits entre 1995 y 2001. Algo así como un delicioso mix de gore y guitarras: “Son 36 canciones en hora y media. Si no te lo podés bancar, no vayas”, avisa el señor de los palillos, que ahora es también señor de los figurines. Es claro que imagen e indumentaria fueron centrales en el hito Ramones (como en Beatles, Bowie, Queen o Kiss), y parece que sigue siendo así para Marky, que en 2004 fue productor ejecutivo del DVD Ramones: Raw y ya en 1993 había dirigido y producido el documental Ramones Around the World: “Hago muchas cosas, estuve haciendo videos y siempre estoy filmando algo. En ese laburo también trato de mantener vivo el espíritu de los Ramones, porque no queda nadie más que lo haga”, cierra.

* Marky Ramone toca el jueves 11 en el Teatro Opera de La Plata (58 entre 10 y 11, a las 20) y el sábado 13 en El Teatro de Colegiales (Lacroze y Alvarez Thomas, a las 18).

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.