no

Jueves, 21 de abril de 2011

EL POP DE ZOE

Los zumbadores

La “mejor banda alternativa de México” dice que volvió a tomar envión después de ver la gira de Soda Stereo por América latina.

 Por Luis Paz

Hay cierta aberración latente ante la idea de una canción pop. Una buena melodía pop con un par de estrofas llevaderas puede ser tan invasiva como la picadura de un mosquito: “Raje de acá, canción” y –¡plap!– la sacamos como a un insecto. Pero por más empeño que ponga el rock, la canción pop va a seguir ahí, dispuesta al dale-que-te-dale de la rueda mágica de ese estribillo que el rock no se permite cantar. Los Zoé se permiten canciones pop hace una década y, más allá de que les tocó una de mierda, no tuvieron la culpa. En diez años le dieron a México una galería de canciones ATP, pero de esas canciones ATP que están bien hechas. Hay un punto en que no tiene mayor sentido discutir: es sólo pop para divertirse, pero les gusta.

Zoé goza, actualmente, del título nobiliario de Mejor Banda Mexicana de Rock Alternativo. Lo de rock alternativo es herencia de sus primeros años, entre su nacimiento en Cuernavaca (1997) y la publicación de Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Láctea, su cuarto disco (2006), una galería de canciones superadora de cualquier trabajo anterior suyo, aunque tal vez demasiado pretenciosa: en su desarrollo se nota un esbozo de álbum conceptual de un pop de ciencia ficción (¿sci-pop?). Sí, raro, pero debutó rompiendo los rankings radiales y de ventas en México; y la inercia hizo aparecer el compilado 2001-2010, publicado el año pasado, y el reciente DVD del acústico para la MTV, Música de fondo. “Es bueno el reconocimiento, pero Zoé va por otro lado. Vemos la responsabilidad con la buena música, los buenos shows y los buenos discos, somos personas enfocadas en eso. Es linda la fiesta de que pase eso a un nivel mainstream, pero no nos da nada que nos tranquilice”, entra en clima el bajista Angel Mosqueda. Pero igual justifica su momento: “Ha sido una década difícil para la música, pero en la nuestra hemos puesto honestidad, trabajo y persistencia. Con eso y suerte, las cosas caminaron”.

Sumando sus diez ediciones en CD, Zoé vendió medio millón de copias. Lo notable es que lo hicieron en distintas estructuras de poder comercial: como independientes, con un sello major y con uno indie. “Es gratificante saber que estás en los estéreos de la gente. Y la manera independiente de trabajar estuvo siempre; incluso firmados con Sony en el ‘98, tomamos las decisiones e hicimos a gusto.” Para 2001-2010 y Música de fondo, Zoé trabajó con Adrián Dárgelos y Enrique Bunbury como invitados, y también con Vetusta Morla, así como su banda melliza (rockera) española, ambas con años, pero recién aparecidas en el mainstream como novedad (aunque Vetusta Morla tenga más distorsión, oscuridad y basamento concreto).

“No se puede hablar de este como el ‘mejor momento’ del rock en español, pero definitivamente hubo un boom en México y otros países con lo que fue la gira de reunión de Soda Stereo. Fue muy impresionante para los latinos que estamos acostumbrados a ver bandas de otros lados, y esa gira inspiró a un montón de grupos a empezar o a animarse a más. Nosotros fuimos uno”, admite el bajista. Zoé incluso anduvo de gira por México y Estados Unidos con Gustavo Cerati y Los Tres. En el marco de ese tour, el bajista de Franz Ferdinand, Nick McCarthy, subió a tocar una canción con Zoé en el Palacio de los Deportes. En su siguiente concierto allí, Zoé metió 18 mil mexicanos: un banquete para estos mosquitos zumbadores de cancioncitas.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared