no

Jueves, 2 de junio de 2011

CUT COPY LLEGA AL PAíS

Copiar en Australia y pegar en Buenos Aires

Buque insignia del indie australiano, llega a estas pampas a demostrar por qué su disco In Ghost Colours es uno de los mejores de los últimos tiempos.

 Por Yumber Vera Rojas

Dentro de la escena indie global, sin duda Australia es el país que está haciendo la diferencia. Ya lo confirmaron Midnight Juggernauts, Miami Horror y más recientemente Bag Raiders en sus respectivas actuaciones en Buenos Aires. No obstante, la semana que viene visitará por primera vez la capital argentina el grupo insignia de esta avanzada, Cut Copy. Además debuta con nuevo disco, Zonoscope (editado este mes en Argentina), el sucesor de su celebrado segundo álbum, In Ghost Colours, uno de los discos más representativos no sólo de 2008 sino de la década pasada. Al otro lado del teléfono, en Melbourne, la base de operaciones de la algarada oceánica y ciudad natal del combinado electropop, espera al NO el bajista y guitarrista del grupo, Tim Hole. Son las 7 de la mañana del miércoles en su terruño, 12 horas más que esta parte de Occidente. Pero se toma con naturalidad las entrevistas matutinas, pues ya está acostumbrado a que el resto del mundo vaya a contracorriente de las agujas del reloj. “Argentina es un país que queríamos visitar desde hace muchos años, aunque por una razón u otra no sucedió”, asegura el músico, que junto a sus coequipers encarará una gira de 16 meses. “Sabemos que tenemos fans allá debido a que nos escriben todo el tiempo. Lo pasaremos muy bien, y nos encargaremos que ustedes lo vivan de igual forma en nuestro show.”

–In Ghost Colours fue el disco que los dio a conocer en nuestro país. Sin embargo, nunca fue editado ni acá ni en muchos otros países donde gozan de una gran popularidad. ¿No les parece extraño?

–Ciertamente es raro, pero también gracioso. Eso demuestra que cuando ponés un disco a circular, su alcance escapa de tus manos. En ese sentido, Internet se convirtió en una plataforma muy poderosa para que nuestra música pudiera llegar a lugares inimaginados.

–Este álbum será recordado como uno de los grandes discos de los últimos 10 años. ¿Les tomó por sorpresa el auge que tuvo?

–Cuando finalizamos el disco estábamos muy contentos de haberlo terminado. Sólo queríamos conectar con la gente de alguna manera. Así que nos sorprendió la repercusión que tuvo. Nos permitió presentarnos en Europa y Estados Unidos. Sin embargo, lo tomamos de una manera natural.

–Pero lo que los trae a Buenos Aires es su nuevo disco, Zonoscope, en el que dejan de lado el sonido synth pop de su trabajo previo para zambullirse en el pop clásico. ¿A que se debe el cambio?

–Si bien estamos creando en todo momento, en esta ocasión quisimos marcar la diferencia con nuestras producciones anteriores. Como el concepto del disco trata acerca de la construcción de un mundo nuevo, nos parecía interesante la idea de mantenernos en el pop, pero tomando distancia de su estructura tradicional.

–Luego de que Tim Goldsworthy, cabecilla del sello DFA Records, se enecargara de la producción del sonido de la agrupación, ¿por qué decidieron asumir ese rol en su tercer álbum?

–Somos muy afortunados de haber trabajado con Tim. Además fue importante hacerlo en un estudio tan icónico como el suyo. Pero al momento de empezar a pensar en el nuevo material sentimos que teníamos la madurez y la seguridad para producir nuestra propia música. Nos alejamos del mundo, improvisamos un estudio y lo sacamos adelante. También nos ayudó en el proceso Ben Allen (productor del alabado Merriweather Post Pavilion de Animal Collective). Estamos muy contentos con el resultado.

–¿Cómo surgió el concepto de Zonoscope?

–Nos gustó el nombre cuando apareció. Sentimos que encajaba. Básicamente es una burla a Estados Unidos. La tapa del disco (fotomontaje del japonés Tsunehisa Kimura), que tiene a Nueva York como protagonista, es una imagen en la que se concibe un mundo nuevo sobre la destrucción de otro.

–¿Las letras son tan apocalípticas como la tapa?

–En contraste con las canciones del álbum anterior, acá lo que buscamos fue establecer un contraste. Hablamos de amor, rupturas, salud, naturaleza. Quisimos enfrentar la frialdad con la dinámica de la renovación.

–¿Sentís que Australia lleva la batuta en el indie actual?

–Siembre hubo una fuerte escena electrónica, pero el rock tradicional es lo que más gusta acá. La primera oleada de música dance es relativamente nueva, con The Avalanches. Pienso que esta movida es muy underground. Sin embargo, hay un montón de gente haciendo cosas. El hecho de grabar un disco tiene que ver con las ganas de proyectarnos fuera del país.

–Si bien han actuado junto a artistas de minorías como Franz Ferdinand, Daft Punk o Junior Senior, ¿por qué rechazaron la posibilidad de salir de gira con exponentes masivos de la talla de Coldplay, Nine Inch Nails o Lady Gaga?

–Hemos salido de gira ciertamente con muchos artistas, pero en el caso de estos últimos artistas que mencionás no creo que tengamos muchas cosas en común. Preferimos estar más cerca del tipo de público que nos va a ver. Ciertamente con Lady Gaga, que nos ofreció hacer un tour con ella a lo largo de un año, podríamos llegar a muchísima gente. Pero no lo hicimos porque sentimos que esto tenía más que ver más con su proyección que con la nuestra.

* Cut Copy actuará en Crobar (Av. Libertador 3886) el miércoles 8 de junio. A las 22.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.