no

Jueves, 10 de mayo de 2012

YATAIANS, DE NUEVA CALEDONIA Y ALREDEDORES

“El reggae nos está consumiendo”

Con la habitual influencia que ejerce un extranjero en un curso de secundaria, Ugo Tyburczy aportó data.

 Por Juan Barberis

Ugo Tyburczy no se vuelve a Francia ni en pedo. Durante algo más de dos décadas, sus padres, nativos del norte del país galo, dispusieron para él un trazado nómade de destinos aleatorios: le dieron a luz en Nueva Caledonia, lo criaron en Indonesia, y finalmente lo trajeron hasta Buenos Aires para consumar su adolescencia. Pero cuando el circuito terminó, el regreso a Europa fue una opción tentadora para toda la familia, menos para Ugo. “No es para mí ahora, es más un plan para un abuelo”, admite al NO. Se quedó en Buenos Aires, terminó la secundaria, trabajó y formó su propia banda. A fines de 2009, Yataians ya era el resultado de dos proyectos gestados entre amigos en las horas libres del Liceo Francés; uno más emparentado con el rock de guitarras, el otro con el ska. Con la habitual influencia que ejerce sobre sus compañeros un extranjero en un curso de secundaria –o como alguna vez lo hizo Luca con sus nuevos amigos de la Argentina–, Ugo aportó información pura de un género que desconocían. “No teníamos ni idea que existía todo eso, nos cambió completamente la onda. Fue como descubrir un mundo nuevo”, apunta Miki, el tecladista de la banda.

El reggae que Tyburczy había curtido venía principalmente de algunos discos de Bob Marley que tenía su madre. Pero la investigación posterior lo llevó a profundizar en el reggae roots de la isla y enfocar, principalmente, en bandas de rocksteady de los ‘60 y ‘70 como The Ethiopians, The Gaylads y The Melodians. Por eso cuando Ugo alquiló casa sobre la calle Yatay, donde empezaron a tocar y componer sus primeras canciones, el grupo ya tenía nombre. Y algunos meses después, Yataians tenía además un primer EP de presentación que ostentaba la distribución horizontal de una banda centrada en el groove y los climas, con tres voces al frente, y abordando el género con la frescura propia de un puñado de amigos alimentados por fuera de la escena. “Estamos tocando reggae y lo estamos haciendo con mucha seriedad y tratando de respetar un montón de estándares e influencias, pero también se nota que nos gusta Leonard Cohen”, dice Facu, en bajo. “Está bueno eso de acercar el reggae a los rockeros y también meter un poco de rock en el reggae”, sigue Wilow –guitarra y voz–. “Siempre está bueno un poco de mezcla, le da más riqueza a la música, que no esté tan clavada en un estilo.”

El primer interesado en Yataians fue Iván Díaz Mathé, el cráneo de Nairobi, la última gran certeza del dub local. El productor internó durante dos jornadas completas a este combinado sub-23 (con la excepción de Pipe, el baterista colombiano y ex integrante de Los Nadie, que ya supera los 30) en los estudios ION para registrar de manera analógica O Tulop, su flamante primer disco. Un puñado de canciones flotantes y luminosas con una búsqueda sonora que linkea sutilmente con sus influencias más notorias. “Nosotros tratábamos de lograr un sonido y él nos ayudó a encontrarlo”, explica Miki. Editado por el sello Estamos Felices, lo de O Tulop significa una bocanada de aire fresco para una escena que crece sin desprender grandes noticias; el abordaje renovador desde un puñado de jóvenes nada preocupados por los estereotipos, pero que admiten el quiebre. “A mí me cuesta más tocar algo que no sea reggae y escuchar música que no tenga algo que ver con el reggae. Creo que a todos en alguna medida nos pasó lo mismo. Nos está consumiendo, digamos”, admite el bajista. “Si bien todos somos superabiertos y escuchamos un montón de cosas, a mí a la hora de tocar ya estoy con la mentalidad del reggae; es muy difícil sacármela de la cabeza.”

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.