no

Jueves, 17 de mayo de 2012

Cuchá Cuchá

 Por Santiago Rial Ungaro

Teoría de las Cuerdas. “Como desafiar el tiempo de estas calles y avenidas. Tanto dice la ciudad. Tan opacas nuestras vidas”, canta Verónica Nielsen al inicio del debut de Teorías de las Cuerdas, proponiendo con su sonido armonioso y preciosista que tomemos aire y le demos un poco de calidez a este otoño frío e inevitablemente melancólico. Con la participación del multiinstrumentista Fernando Lamas (ex Estupendo), Teoría de las Cuerdas se completa con Jerónimo Escajal (batería), Ignacio Fila (guitarra) y Hernán Balzarotti (bajo), quienes creen en el confort, pero también en la música para volar. A cargo de las letras, Nielsen logra darles forma a algunos mantras propios disfrazados de canciones, ideales para proteger nuestras mentes y relajar nuestros cuerpos. Con su hermosa voz al frente, Nielsen (que también es instructora de yoga) y sus amigos cultivan un pop yoguini. Teoría de las Cuerdas es el antídoto perfecto para aquellos que estén hastiados de tanto ruido blanco y negro: una manera elegante y femenina decir Say No More.

Por su parte, El Extra y los Imposibles vienen desde hace un par de años puliendo su propuesta: buscar una voz propia y darles la mejor forma a las canciones de Guillermo Sica. Y la verdad es que con su segundo disco (titulado igual que el grupo) lo logran. Minimalista y onírico, este EP de 7 canciones es una hermosa sorpresa: los coros exquisitos y sutiles de Luciana Morales le dan el contrapunto perfecto a la voz grave de Sica, cuya poesía logra ser a la vez mágica y costumbrista. El cover de Contemplar de Adrián Cayetano Paoletti (con la trompeta de Maxi Rodríguez) tiene bastante de declaración de principios estéticos de una banda con predilección por los temas a medio tiempo (la base de Diego Marino en el bajo y Fernando Díaz en la batería es simplemente impecable), que permiten que se luzcan las imaginativas y rockeras guitarras de Francisco Viggiano (ahora también en Los Reyes del Falsete), que le saca lustre al Dobro y ofrece riffs a lo Mike Bloomfield, dándole un poco de picante a tanta dulzura, todo mezclado por la mano maestra de Pablo Barros. Una joyita.

Por su parte Siempre! es el proyecto del cantante y poeta Ramiro Gutiérrez, una verdadera leyenda del rock sureño bonaerense de los últimos ‘80 y ‘90 con su banda Chiquero, por donde pasaron músicos como Raimundo Fajardo (EOY, ahora en Jauría), Pablo Krantz o Matías Naso (BK, Placer, etc.), que no casualmente se hace cargo de la producción de su disco debut. Que nadie duerma lo muestra a Gutiérrez enriquecido tras una década de autoexilio valenciano, combinando arpegios camperos, tonos arrabaleros y climas post punk, sobre bases programadas y baterías del inefable Marcelo Belén (de hecho, en vivo se presenta junto a Marcelo y Julián Belén, su hijo, en guitarra eléctrica). Más que un indignado, el Flaco Ramiro es una suerte de Quijote anarquista, manteniendo la épica y el dramatismo que ya se le conocía, inaugurando sello (Rompiendo Records) y estrenando una nueva piel para la vieja ceremonia. Desde el principio, con la fuerza inocente de Ya no necesito mis pensamientos, hasta el final versionando de Nessun dorma, de Giacomo Puccini (1858-1924), este regreso lo presenta en sociedad como un reaparecido hijo pródigo en canciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.