no

Jueves, 28 de noviembre de 2013

CONNOR QUESTA EN BúSQUEDA DE LA LLAVE MAESTRA

“Las puertas no se abren”

Esta sagrada familia rockera se sirve de ideas y sonidos de la gran fuente de los ’90, pero busca colar su música con personalidad e ingenio propios.

 Por Leonardo Ferri

Los números no mienten: 25 + 28 + 29 + 28 suman 110, por lo que el promedio de edad de los integrantes de la Connor Questa es de 27 años. Número más, número menos, eso coloca al cuarteto en la categoría ‘86, a medio camino entre lo analógico y lo digital, en una época en la que las canciones se descubrían y se robaban de la radio en castigados TDK, porque el CD apenas empezaba a asomar y el MP3 era apenas una teoría. “Nuestro punto en común son los ‘90”, arranca Hernán Rupolo, guitarrista de rulos rebeldes y yeites metaleros, en el primer intento por describir el sonido de este grupo que suma rítmicas grunge, violas con las que Tom Morello inflaría el pecho de orgullo y melodías prestadas del soul clásico de las cantantes negras con las que Marilina Bertoldi parece haber perfeccionado su fraseo, justo antes de pudrirla con la rabia de Janis Joplin, la primera Alanis Morissette o Courtney Love.

Somos por partes –su primer disco, de edición agotada– prometía. Fuego al Universo concreta, con once canciones grabadas en vivo en el estudio, igual que esa vieja escuela de rockers con la que crecieron y aprendieron. Después de la presentación en La Trastienda Club, a lleno total, Connor Questa se subió a una gira que todavía los tiene tocando casi todos los fines de semana por el país. Y aunque ninguno viva de la banda, la prioridad es sólo una: “Cualquier cosa que haya que dejar, se deja”, explica el baterista Agustín Agostinelli, sentado junto a Jhones, que además de tocar el bajo juega a ser el enigmático del grupo. “Y eso implica dejar familia, tiempo, plata, amigos y alumnos... Dejamos todo, literalmente y en el mejor sentido”, agrega, para que Maru después resuma que haber tomado este camino “fue como haber formado una familia aparte”.

Hoy la Connor Questa combina hermosos antros con los muchas veces indiferentes escenarios de festivales, donde pudieron hacerse un espacio. Tampoco quieren perder su independencia, por lo que la firma del contrato con Pelo Music parece ser también una jugada estratégica: “Hay lugares a los que uno no puede ingresar si no hay un sello que te banque”, dice la cantante. “Por más que seas una banda nueva que llena una Trastienda apenas sale el disco, las puertas no se abren, porque eso a mucha gente no le interesa, y sí le importa más que llegues por alguien de confianza, como Pelo Aprile en este caso, y eso puede hacer que nos escuchen en lugares donde nunca nos dieron bola. Pero la banda va a seguir siendo igual.” ¿Qué es “igual”? Ser célebres del under que se dieron a conocer por Internet, pero apostaron a ciegas con un disco físico que harán girar hasta que llegue el próximo. ¿Un Hacelo Vos Mismo dosmilizado? Algo así.

* Sábado 21 de diciembre en Niceto Club (Niceto Vega 5510). A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.