no

Jueves, 10 de julio de 2014

LOS FUTUROS #6: MATíAS APABLAZA

En algún lugar del arcoiris

El pibe neuquino creó un dispositivo que traduce colores a sonidos y ganó en la Google Science Fair.

 Por Lucas Garófalo

Internet es el paraíso del autodidacta. Matías Apablaza se dio cuenta de esto a los nueve años, cuando empezó a investigar sobre lenguajes de programación en la web. Es difícil saber qué fue lo que despertó su interés por el mundo de la informática: su madre es maestra de geografía, su padre regentea la pizzería Cabildo, una de las mejores de la ciudad de Neuquén, según comentan los usuarios del portal turístico TripAdvisor. Pero, guiado por la curiosidad, Matías se dejó llevar. Hoy tiene quince recién cumplidos y acaba de consagrarse como uno de los ganadores locales de la Google Science Fair 2014, un concurso de ciencia y tecnología para estudiantes de entre trece y dieciocho años que el gigante de la web organiza anualmente a nivel mundial. ¿Su proyecto? Un dispositivo que traduce los colores en sonidos, con el que piensa cambiarles la vida a personas no videntes.

“Los smartphones ya pueden hacer eso, pero salen más de dos mil pesos”, le dijo Matías al noticiero del Canal 7 de Neuquén un par de días después de conocer los resultados del concurso. “Yo quería que fuera barato y simple: un botón y listo.” No era un capricho: antes de poner manos a la obra, este estudiante del Instituto Tecnológico del Comahue visitó la asociación Awkinko para personas con discapacidad visual y les preguntó qué necesitaban. Entonces se dio cuenta de que tenía que romper tanto la barrera económica como la de usabilidad. Finalmente, el dispositivo que presentó en la feria le costó trescientos pesos. Tiene, literalmente, un botón. Ahora la idea es mejorarlo todavía un poco más para que pueda reconocer billetes. Es ambicioso el pibe.

No es la primera vez que Matías se preocupa por que su trabajo sea útil y le llegue a la gente de la manera más simple posible. Su perfil de Taringa! es absolutamente revelador en este sentido. Durante los últimos tres años ha escrito decenas de posts con títulos como “Aprendé electrónica desde cero - Proyectos baratos”, “La cuarta dimensión (explicado fácil)” o “Entrá y ayudá al vuelo MH370”, en el que explica cómo colaborar con la búsqueda del avión malayo desde casa. A juzgar por su actividad online, @matiapa vino a destruir el estereotipo del nerd: no es ni tímido ni soberbio, los dos extremos de la inseguridad del que se sabe diferente. Tiene el don social y entiende perfectamente cómo usarlo. Para alguien que busca compartir el conocimiento, Internet también es el paraíso.

Quizá lo más interesante del paso de Matías por la feria de Google haya sido la manera en la que identificó con claridad un problema del mundo real y lo solucionó con eficiencia usando herramientas del virtual. Lo hizo, además, sin pedirle nada a nadie, aprovechando la información que otros, como él, pusieron a disposición del que la necesitara. La vida online al servicio de la vida offline en un punto de equilibrio perfecto. Si, como parece, el destino es que estos dos mundos se superpongan cada vez más, es bueno que las nuevas generaciones vayan haciendo saber que será por cosas como ésta.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.