no

Jueves, 7 de agosto de 2014

UN MANJAR NADA BLANDITO

“Nos rompemos el lomo ensayando”

La “banda de canciones que hace rock” festeja tres años y graba disco.

 Por José Totah

Hay tipos que, cuando entran a un bar, a las tres de la tarde, no pueden ser otra cosa que rockeros. Ningún contador o arquitecto llegaría con lentes negros, tapado hasta el piso, equipo de jogging cerrado hasta la barbilla y rulamen símil Slash. “Uhhh, este bar es re careta”, es lo primero que dice, y cae simpático porque el perfil cuadra. Se llama Cachín Invernizzi y es algo así como un chico prodigio de la guitarra: desde los 20 se gana la vida tocándola, grabando en discos ajenos y como sesionista de bandas consagradas que nombra a regañadientes. “No estoy acá para citar a los famosos con los que toco, vengo a contar sobre Manjar”, el grupo de rock con el que festeja tres años de shows este sábado en La Trastienda.

Da un poco de melancolía enfrentar a un tipo como Cachín: así eran las estrellas de rock de acá hace un tiempo, hasta que se pusieron viejos o se fueron quedando solos. Decían cosas como “hace años que dejé las drogas... en un cajón”, se alimentaban con “bulone”, a lo Pappo, y era imposible imaginarlos merendando yogurcito con cereales. Lo curioso de Invernizzi es que, pese a que podría ser una cruza de Slash (a escala) y Juanse hace 20 años, y que calza estéticamente en el guante del rockero barrial, no es eso lo que hace con su banda. “Me identifico con el rock californiano, o más bien sureño, pero con un sonido moderno, porque no buscamos sonar como en los ‘70”, define. Aunque Manjar sólo tiene un disco (en octubre entran a grabar el segundo), su convocatoria es bastante grande. De hecho, para el show del sábado ya tienen vendidos 500 tickets, confirma el manager.

“Llevamos mucha gente a los shows porque tocamos todos los fines de semana y nos rompemos el lomo ensayando”, explica el violero, que revela influencias de The Black Crowes, Aerosmith, Pappo y los Rolling Stones. Aunque quiere escapar a la etiqueta de “músico precoz”, a sus 21 años ya estaba tocando con Daniel “Dizzy” Espeche (actual guitarrista de Fito Páez) y Juan José Hermida, tecladista de La Mississippi. “Arranqué en el jazz y el blues, pero siento más el rock; digamos que el jazz es una chica linda que no me termina de cerrar y el rock es mi gran amor”, dice quien tiene por grandes referentes a Alambre González y Gabriel Carámbula.

Manjar, aclara su violero, no es una banda stone. “Tenemos otro paladar, que no tiene tanto que ver con el público stone o el clásico rock barrial. Somos una banda de canciones”, insiste, y cita como compañeros de ruta a Los Pérez García, Guasones o Viticus. “La cultura stone y todo el pelotón de bandas de ese palo, que llevaban un piso de 200 personas a cada show, quedó muy golpeada después de la tragedia de Cromañón”, afirma Invernizzi. Y escupe: “Se viene el rock emergente, ya no nos pueden tapar con nada”.

* Sábado 9 en La Trastienda Club, Balcarce 460. A las 23.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.