no

Jueves, 19 de febrero de 2015

SANTIAGO KODELA HACE LA EUROPA

¿Por quién Dublín las campanas?

El cantante y guitarrista investiga el metal experimental mientras enseña a nenes y trabaja de mozo en Irlanda.

 Por Mario Yannoulas

Todas las mañanas, Santiago Kodela baja hasta la cocina, desayuna rápido y empieza a pedalear. No es la historia del “pibe tigre”. Todo pasa en Dublín, donde comparte una casa de dos pisos con una familia zambia y persigue su plan más audaz: vivir de la música. Al salir de Buenos Aires cargó con no mucho más que tres guitarras, un ampli chiquito y un disco grabado en Villa Ballester del que ya entonces era su proyecto personal, Svet Kant, grupo de “metal experimental” que pretendía tomar vuelo en suelo irlandés. “Acá la escena musical es fuerte, en cualquier bar hay alguien tocando la guitarra, pero no hay tanto rock o metal. A las bandas chicas se les hace difícil venir, porque es una isla, y no es Inglaterra; pero otras vienen, hace poco vi a Slipknot, Behemoth y Lamb of God. Llegué acá porque quería seguir estudiando música clásica y me llevo bien con el inglés, y además en Argentina no hay tanto espacio para la música que hacemos.”

Kodela pedalea primero hasta la academia de música, donde estudia principalmente clásico –”El growling lo aprendí probando y con tutoriales de Internet”–, y después sigue hasta una escuela primaria para dar clases de guitarra. “Cuando te vas, pensás que te vas a comer el mundo, pero todo está siendo más difícil de lo que imaginaba. Los horarios son bastante enquilombados y tengo que trabajar en algo que nunca había hecho antes. Igual estoy contento, creo haber tomado la decisión correcta, estoy aprendiendo un montonazo de música”, explica. El cantante y guitarrista conversa con el NO durante el descanso de media hora en aquello que no había hecho nunca antes, que es su segundo trabajo: por las noches, es mozo en un restaurante de carnes y comida típica local en un barrio de casas bajas a 20 minutos-pedal del centro.

Loneliness (“Soledad”) fue el CD que llevó en el avión de ida, grabado en 2012 con ayuda de sesionistas, mientras aspiraba a asociarse con músicos locales, que finalmente encontró por clasificados y grupos de Facebook. “Nos estamos conociendo musical y personalmente, que es muy importante, nunca me gustaron las estrellitas. Somos personas simples que saben lo que quieren, supongo que para mediados de marzo haremos las primeras fechas.”

El “metal experimental” aparece mayormente en el pase de growlings de death metal clásico hacia voces limpias, aunque disonantes. “El estilo es bastante particular, un tipo de música que al principio no entendés. Hay muchas disonancias, cacofonías, cosas que suenan mal, cuando en realidad fueron pensadas así, melodías que casi no pegan con lo que suena de fondo. El metal en sí es un género chocante, al que no lo conoce le puede parecer ruido. Esto es llevar al extremo esa característica intrínseca del metal.”

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.