no

Jueves, 22 de octubre de 2015

HYDE PRENDIó UN ESPIRAL

“A VECES ME AGARRA LA EUFORIA”

Con el colectivo F.U.R.I.A. alrededor, Juan Hyde y Horrordeman agitan un disco rockero e hiperkinético.

 Por Julia González

“Es un disco patológico”, dice Lucas “Horrordeman” Carbajal de Espiral, grabado por Juan Hyde en 2013 con lo que tenía a mano. Sin click, con la pandereta marcando el ritmo y una pequeña ayudita de sus amigos. El colectivo F.U.R.I.A (foco de resistencia creador de fanzines, discos, recitales y otras acciones) acompañó a Juan y se puso al hombro Espiral. Ojo de Perro, Pila Jackson, Inés Laurencena, Flor Linyera, Patricia Pietrafesa, Santi Casiasesino, La Ponzoña y otros que integran esta Firme Unión Rockera Indestructible de Amistad ayudaron con este disco urgente.

“Patológico pero con final feliz”, aclara Juan. Inspirado en la poeta Daniela Andújar y su libro Dengue, el músico dividió el disco en tres momentos. “Incubación”, con temas ceñidos en una “tensa calma” que anticipa la tormenta; “Cruz”, con canciones más oscuras, como Brote (¿acaso un grito desesperado de padecimiento mental?); y “Sanación”, coronando el pasado, cuando todo al fin salió bien, cuyas composiciones Meditación, Revelador amor y Me voy dan un cierre a una noche infinita y enroscada.

En 2013, Juan empezó a tocar con guitarra y pandereta las canciones de su disco en recitales de la F.U.R.I.A. y otros amigos periféricos. “A Lucas lo conozco de la época de Reyes Vagos, íbamos a Garageland, ya había pensado en él porque tenía ganas de tocar con alguien más para compartir esfuerzo”, cuenta. Esa fue la precuela de Hyde, con Ramones y Rolling Stones como indicadores del camino musical más algún toque de folklore. El repertorio se divide en los temas de Espiral, algunos de Hermética y otros de Los Verdaderos Reyes Vagos del Rock and Roll.

“Nos conocimos en Garageland, el local de paracultura underground que tenía Patricia de She Devils. Siempre fue la misma familia. Todavía estaban muchos antros abiertos y forjamos la amistad con Juan”, cuenta Lucas, y también dice que valora esa cosa hiperkinética de Juan. Una noche, mientras lo escuchaba tocar en su solo-set, imaginó una batería acá, otra allá. “Y cuando nos juntamos la primera vez, metimos un tema tras otro”, dice el baterista.

Y hay un bonus track: Gente sexy, compuesta para el programa de radio de Clemente Cancela en el que pasaban de cortina Hasta el moño, grabado hace diez años por los Reyes Vagos, la banda que creó Juan y ya no existe. “Yo pensé que Patricia había llevado la canción porque había ido con Nekro a la radio a presentar Resistencia (NdelaR: Registro impreso de la cultura punk rock subterránea de Buenos Aires entre 1984 y 2011). Ella le dijo: ‘Yo conozco al chabón que canta esta canción’”, cuenta. Juan fue al programa, lo trataron de 10, tocó Hasta el moño, acaso una oda a la previa que encuentra al autor con unos pesos en el bolsillo para gastar, y cuando volvía a su casa en Escobar, ya tenía la melodía de Gente sexy. “Venía re excitado pensando en la canción que iba a hacer; a veces me agarra la euforia”, dice Juan, tal vez intentando cerrar ese círculo eterno que se inicia en un espiral.

* Sábado 7/11 en Ambigú, Perón 1829. A las 22.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.