no

Jueves, 11 de febrero de 2016

LOS FUTUROS #42: SCOTT SIMONSON

Súper tesón

La sacrificada vida del nº 80 de los subcampeones de la NFL.

 Por Lucas Garófalo

Al cierre de esta edición, el Super Bowl 50 todavía no se había jugado, pero no importaba, porque para el protagonista de esta columna el resultado sería lo de menos. Y lo fue incluso cuando finalmente no tuvo minutos en cancha. Nadie pensó que Scott Simonson, egresado de un colegio orientado hacia el arte, con nula tradición en el fútbol americano, iba a lograr acomodarse en la NFL, mucho menos participar de una final. Pero llegó, y por lo tanto el objetivo del tercer ala cerrada de los Carolina Panthers ya estaba cumplido: él tenía razón, los demás estaban equivocados. “Adelante, subestimame”, se lee en la foto de cabecera de su cuenta de Twitter.

Simonson nunca le esquivó el culo a la jeringa. Cuando estaba en tercer grado entró al quirófano para una intervención delicadísima, tras la cual pudo donarle médula ósea a su hermanita, que con apenas año y medio sufría la anemia de Fanconi, extraña enfermedad asociada a mutaciones genéticas. En el camino hacia el hospital, Scott preguntó quién iba a heredar su cuarto y sus juguetes cuando él ya no estuviera: el pibe pensó que se iba a morir en la sala de operaciones, pero lo más sorprendente era que no le importaba. La vida de Shannon estaba por encima de la suya.

Evidentemente, este gigante de 23 años se guía más por sus convicciones que por la ley de probabilidades. “Disfrutá de tus últimos años de fútbol americano”, le decían en su época de estudiante en el Assumption College, que jamás había metido un jugador en la NFL. Inesperadamente, a mediados de 2014 los Oakland Raiders lo contrataron como integrante de su equipo de práctica, y Simonson terminó de ganarse un lugar en el plantel de primera a puro esfuerzo. Pero un año más tarde los Raiders cambiaron de entrenador y decidieron traspasarlo a Carolina Panthers, donde lo mandaron nuevamente a la reserva. Parecía que se asomaba el final de su corta carrera.

Sin embargo, la historia se repitió: el jugador menos pensado logró acoplarse al primer equipo como suplente, y tuvo minutos en cancha en casi todos los partidos de los Panthers. No es la figura del equipo ni mucho menos. Nadie se compra la camiseta con su número. Pero la historia de la NFL dirá que Scott Simonson participó del Super Bowl 50, y eso es mucho más de lo que su destino parecía ofrecerle cuando un cirujano le clavaba una aguja bien adentro de su columna vertebral.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.