no

Jueves, 18 de febrero de 2016

Erase una vez en Buenos Aires

Una película divertida, distinta, fragmentaria. Y gratuita.

 Por Facundo Enrique Soler

La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños (2012) fue la primera película argentina producida y estrenada exclusivamente para internet. Diego Labat y Agustín Ross fueron los hacedores de semejante bardo: reunieron la guita y emprendieron jornadas de grabación para dar con un resultado excéntrico, una película anormal para el circuito local y, en ese entonces, un estreno particular. Erase una vez en Buenos Aires es su nueva locura, con el mismo planteo: un film de dos horas que llegará para ser visto libre y gratuitamente vía lamaquinaqueescupe.com.ar, el viernes 19/2 a las 22.

La nueva historia se parte en fragmentos para relatar cuentos surrealistas de personajes increíbles, como un detective cagón (Walter Cornás) que comparte dupla con un títere drogón y corrupto, o los guardianes de los Bosques de Palermo (Nicolás Maiques y Anahí Ribeiro). En esos relatos inconexos sacados de un sueño fumón, es increíble ver a Natalia Santiago en una fantasía mitad humana mitad animada al estilo Space Jam. Solo que ella no juega al basquet: es acusada de racista por un pueblo bastante pasado de histeria.

Es raro ver películas así, y más aún con impronta argenta. Labat y Ross también forman parte de la historia (como hicieron Matt Stone y Trey Parker, creadores de South Park, en sus películas BASEketball u Orgazmo): aparecen como ellos mismos, planteándose que con el emprendimiento anterior no pudieron coger y deben idear una nueva entrega que les revalide un poco de sexo.

Los hilos entre los filmes son estrechos. El elenco de ambos es casi igual y algunas historias se respetan, como la del simpático personaje de Lucas Lagré, un tipo que se quedó sin guionista para su vida y logró salir adelante triunfando como escritor. Además de esos guiños, la lógica de hacer dibujos animados con actores de carne y hueso está vigente en ambas entregas y eso es lo más valioso que tienen las producciones de Labat/Ross. Erase una vez en Buenos Aires no solo es una película divertida, también es una manera distinta de pensar el cine argentino. Y para colmo es gratis.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.