no

Jueves, 3 de marzo de 2016

CHICHES QUE CHIFLAN #11: THISQUIETARMY

Generador de tonos

Antes de protagonizar la Drone Celebration, el canadiense describe su set.

 Por Julio Nusdeo

La performance capturada en el festival Dunk! a mediados del año pasado muestra al guitarrista canadiense Eric Quach bajo la piel de su proyecto thisquietarmy, arrodillado en medio del bosque de Zottegem, Bélgica, y rodeado de pedales de efectos que parecen delimitados en dos grupos. “Mi seteo está separado en un tablero de efectos como fuzz, delay, boost, pitch shifters, trémolo, phasers, y otro de múltiples aparatos de loopeo: un Ditto X2, Boss RC-30, Digitech PDS, Memory Man w/Hazarai y más. Es un seteo mayormente en serie, uno seguido del otro, con algunas cosas en paralelo a través del pedal selector de línea, haciendo que la guitarra además de ir por los efectos vaya vía loops de percusión mientras sobregrabo texturas en ellos. En el bosque había un amplificador de guitarra y otro de bajo para simular un sistema de sonido con subwoofer y generar el amplio rango de frecuencia que necesito por tener distorsiones, percusiones, sonidos de bajo y sintes, que no suenan bien sólo en un ampli de guitarra o de bajo.”

Cuando thisquietarmy inició su obra, cargada de capas de oscilaciones y zumbidos (drone), la mayoría eran trabajos de estudio. “Tuve que empezar a componer para el seteo del vivo, experimentar con lo que era posible hacer en tiempo real y lo que no. No me gustaba la idea de tocar con una laptop o cosas pregrabadas, pero tampoco quería sonar como una sola persona. Así que la solución fue tocar a través de múltiples aparatos de loop que hacen que el sonido sea complejo y requiera apoyarse en la improvisación, tocar con errores o estructuras modificadas de canciones.”

No fue hasta descubrir el post-rock y el shoegaze a finales de los ‘90, por nombres como Godspeed You! Black Emperor, Lovesliescrushing, My Bloody Valentine o Slowdive, que Eric sintió ganas de hacer música: “No necesitás ser extrovertido ni actuar como un rockstar para tocar la guitarra. La música también puede ser introvertida y ligada a texturas sónicas”. Su interés abarcaba bandas de sonido y la música minimalista, ambient y experimental de Brian Eno y Philip Glass. “En los últimos años hubo un poco más de sludge, doom y black metal colándose en mi sonido, por todo el link con el drone metal”, menciona el visitante de la Drone Celebration.

En el set en el bosque se escucha un sonido de guitarra sin ataque, tenés que tocar varias veces la misma cuerda y con fuerza suficiente como para escuchar algo: “Ese es el sonido de guitarra que siempre estuve buscando. Para mí, una guitarra o cualquier instrumento que pueda usar es, primero y principal, un generador de tonos. Y uso pedales para transformar su sonido. Experimenté con una variedad de herramientas para alcanzar este sonido sin ataque: pedal de volumen, girar la perilla de la guitarra, pedales de ataque lento, emuladores de sintes, multi-cascading delays, ebows. Era lo que estaba empeñado en hacer desde el principio”.

* Sábado 5/3 en Drone Celebration, Plasma, Piedras 1856. Desde las 21 con Bhutan, Sergio Ch, Öö, Pan del Indio y más.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.