no

Jueves, 21 de julio de 2016

REFLEJOS DE UNA ESENCIA VUDú

El embrión de la canción

Rock a la vieja usanza, sin reviente ni bijouterie adicional, pero con ayuda tecno: viralizaron su disco vía Whatsapp.

 Por José Totah

“Si tenés que adornar demasiado una canción, quizás en el fondo no es tan buena”, opina Pablo Rivero, cantante de Esencia Vudú. Y no lo dice por decir, porque la banda en la que también toca la viola se propone hacer rock a la vieja usanza: una base rítmica que ande derechita, riffs potentes, voz aguerrida y estribillos de qué agarrarse. No hay ribetes candomberos ni sarasas rioplatenses ni el chingui-chingui saltarín del ska. Esto, aquí y en la China de Mao, es rocanrol con cuña blusera pero sin bijouterie adicional. En esa línea va Reflejos, su segundo disco de estudio.

“Buscamos el embrión de la canción”, filosofan Rivero y Christian Alliana, bajista del grupo. “Tomamos las enseñanzas que nos dejaron los clásicos de dar importancia a la riqueza melódica y armónica del tema”, justifican. Y se lo toman bastante en serio, porque no quieren sonar “como una banda under” sino como una bien profesional. “Tampoco buscamos el hit sino que las canciones perduren”, aclara Rivero. Vienen tocando desde 2009 en boliches de capital, en Tecnópolis, en el Festival Berazategui Rock y girando por la Costa. En 2012, participaron del disco Sinfonías para catedrales vivas, un homenaje a Litto Nebbia para el que grabaron una versión de Blues nocturno junto a Willy Quiroga, de Vox Dei.

En Reflejos, sucesor de Umbral (2013), pasan de un rocanrol furioso (Enciende la mecha) a una balada de voz y piano con sección de cuerdas al final (Ilusiones). Conviven una viola “slashera” con otra más blusera, la del cantante, que se enorgullece de haber grabado un solo del disco con la guitarra de Buddy Guy. “No sé si somos parte de un movimiento de grupos parecidos, tal vez porque no buscamos sonar como nadie en especial. Y mucho menos levantamos la bandera del rock como reviente”, explica Alliana.

Para difundir el nuevo material, les fue muy bien aplicando una metodología que, juran, se le ocurrió al violero, Preii Avalo, y que ya están copiando otras bandas. Empezaron a pasar el disco completo por WhatsApp (en tandas) a grupos de 10 a 15 personas, que se iban sumando a partir de la info que subían a redes sociales. “Se fue armando una base de seguidores y hasta se formaron varias parejas en los grupos”, festejan.

* Jueves 21/7 en The Roxy Live, Niceto Vega 5542. A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.