no

Jueves, 4 de agosto de 2016

AMOR ELEFANTE, UNA OBRA GIGANTE

La libertad compartida

Su gozo por tocar, grabar y viajar se refleja en Vishnu, un impecable y pacificante EP con el que persiguen su revolución amable.

 Por Santiago Rial Ungaro

En siete años de vida, Amor Elefante se convirtió en una banda indispensable. En cada show, en cada disco (tienen dos y acaban de editar Vishnu, un impecable y adictivo EP con cinco canciones), la cofradía que comparten Rocío Bernardiner (guitarra y voz), Rocío Fernández (batería, clarinete y voz) e Inés Copertino (teclados y guitarra) se expande con su revolución amable y discretamente queer.

Femeninas pero sin discurso feminista, sutiles sin ser pretenciosas, espirituales sin ser dogmáticas, estas chicas que en la tapa de Vishnu aparecen como deidades de un clima onírico y nocturno le dan vida a un proyecto que transmite una belleza y una paz inusuales. Eso pasa en los poco más de 12 minutos de este EP cuyo nombre refiere al que la mitología hindú, con la bondad como modalidad, considera el dios de la preservación. Rocío B: “La tapa se le ocurrió a Denise Giovanelli, que hizo la foto. Nos regaló un póster que tenemos en la sala, pero no somos fans del hinduismo ni sabemos mucho. Capaz que es un Vishnu más pop, pero suena hermoso ese nombre igual, ¿no?”.

Amor Elefante, que en vivo se completa con el aporte de Andy Merlo en bajo, tomó a esa deidad también para nombrar su gira por Europa: “Salió todo tan zarpado que decidimos usarlo de nuevo: nos protegió y ésa es la energía que tenemos entre nosotras: la banda es un espacio muy importante porque nos hace sentir bien”. En estos siete años, la banda fue editada en compilados en México, giró por Argentina y Chile, tocó en Berlín, Hamburgo, Amsterdam, Milán y Valencia, y fue elegida para una publicidad en Estados Unidos: todo sin hacer prensa ni ser personajes de la noche. Rocío F: “No somos de estar todo el tiempo en la escena monitoreando lo que pasa o haciendo sociales: a veces vamos a ver a una banda y nos ofrecen ir a camarines y capaz que nos da timidez”. Rocío B: “Y tampoco queremos hacer de cuenta de que la banda es más de lo que es: la banda es esto, y si te gusta buenísimo”.

Y claro que gusta: tienen un público fiel y cada vez más grande. “Empezamos a tocar hace siete años pero también nos conocimos hace siete años…¡y a los diez días ya estábamos tocando en vivo!. Es una libertad muy compartida: concordamos naturalmente en todo”, analiza Inés. Esa armonía trinitaria también se refleja en este EP producido por Manu Schaller que presentarán en la Fiesta Surfer Rosa y en el ciclo Sesiones de Invierno.

Amor Elefante se distingue por detalles sutiles: aunque admitan ser una banda queer, cultivan cierta discreción, tan elegante como anticuada: “A mí me gustaría seguir estando en el closet”, afirma Inés entre risas. Rocío M: “Una se enamora de las personas. En el grupo igual hay un culto a la unión que tenemos las tres”. Inés: “Hace unos días hablábamos justo de eso. No entiendo cómo no hay más gente que tiene una banda: tocar, grabar y viajar es una aventura que nunca deja de sorprenderte”.

* Viernes 12/8 en Fiesta Surfer Rosa, Cultura del Sur, Meeks 1066, con Tapate con la manta de tu trío, Los Arboles y El Orgullo de Mamá. Y 26/8 en Sesiones de Invierno, Caras y Caretas 2037, Sarmiento 2037, con Los Tremendos y Campos de Marte.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.