no

Jueves, 3 de noviembre de 2016

PONCHO LE SACA LUSTRE A SU JOYA

“EN EL ESTUDIO NO HAY REGLAS”

 Por Yumber Vera Rojas

El lechuguino café del barrio de Colegiales que sirvió de escenario para la nota que Poncho le dio al NO por la salida de Carnaval volvió a reunir al trío con el suple por una similar razón. No se trata de un déjà vu. Además porque ya pasaron tres años y ahora el local se quedó sin luz, por lo que sólo puede ofrecer té y platos al mejor estilo de la cocina cruda. Si bien la banda no registra la coincidencia, cuando Leandro Lopatin describe las flamantes canciones se mantiene fiel al guión de junio de 2013, en el que vaticinaba que su tercer álbum sería diferente a su antecesor. Y así sucedió. Joya, lo nuevo, es más tribal y housero pero menos manija. “No nos pusimos a escuchar lo que está de moda”, apunta Javier Zuker, DJ clave de la escena y pieza de la terna orientada a la canción electrónica. “Buscamos relax y menos intensidad.”

Aunque el laboratorio sonoro asegura que apuesta por la naturalidad y la espontaneidad, Joya reincide en la receta de convidar vocalistas para que experimenten con un género que quizá les es ajeno. “Si bien a estas alturas nos es algo común, no nos dejamos de sorprender por lo que sucede”, explica Lopatin. En este disco destacan las participaciones de Daniel Melingo, Mimi Maura, Joaquín Vitola (Indios) y Simón Poxiran (Perras on the Beach). “Es un lujo que nos podemos dar porque por suerte no tenemos cantantes, así no lidiamos con su ego.”

Sin embargo, en esta tercera producción el también violero de Turf fue por primera vez al frente con la voz en algunos temas. “No pasó antes, lo que demuestra que todo es muy aleatorio”, justifica Fabián Picciano. “Debido a que en el estudio no hay una regla, son muy buenos los momentos que vivimos allí.”

“Eso que la música me da es todo lo que quiero. Eso que la música me da es todo lo que tengo”, canta Lopatin, a manera de manifiesto de la agrupación, en Volcán, tema que demuestra el diálogo entre las máquinas y lo orgánico en el disco. “Estamos abocados al sonido en vivo del grupo, con integrantes nuevos”, detalla Lea. Y Zuker agrega: “Poncho da para hacer todo. No tenemos las características de una banda de rock, pero nos metemos con la canción electrónica”, sea en inglés o en español.

La promoción del material despertó suspicacias al aseverar que el trío es la banda pionera de ese formato en la Argentina. “Quizá se refiere a que a lo mejor fuimos la primera banda en el mainstream local que hizo énfasis en eso”, especula Picciano. “En nuestros discos pueden encontrar canciones con bombos en negra, al igual que temas más ambient. Y se nos emparentó con eso.”

Grabado desde 2015 y producido por el grupo con colaboración del ingeniero británico Gez Dewar, el álbum, que tuvo en The Love You Got (con Alejandro Alvarez, de Barco, en voz) su primer single, aparece en medio de la cacería de brujas que padece la electrónica en el país. “La situación no nos echará para atrás”, desafía Picciano, mientras Zuker condimenta: “Más allá de lo que pasó, era complicado tocar. Cada vez más vienen artistas internacionales y es algo que no sólo sucede en la electrónica sino en el rock. No nos queda más que seguir adelante y tratar de expresarnos. Somos Poncho. Es algo que queremos y necesitamos hacer.”

Lopatin remata: “La fiesta de presentación era para diciembre y se cayó porque la electrónica es peligrosa”, ironiza el componente de una de los actos nacionales del Lollapalooza porteño de 2017. “Joya nos encuentra más grandes. No sé cómo sigue esto, pero tres discos están bien.”

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.