radar

Domingo, 8 de junio de 2014

INEVITABLES

TEATRO

Siento cosas por mí

Una composición escénica de argumentos y música hilvana el diálogo sinfín de una pareja, enfrentada al cansancio físico, el desgaste emocional, el enredo con las palabras, la escasez de sentido y, con mayor fuerza, la imposibilidad de “ver al otro”. Una vecina, extranjera en ese espacio, abre un surco desplegando recortes de su vida de manera contundente. Acaba de vivir una situación traumática con su marido y decidió dejarlo. Pide a la pareja que le permita observarlo desde la ventana de su departamento. La pareja no repara demasiado en la historia de su vecina ni en sus circunstancias. Los tres se encuentran tomados por sus propios sentimientos, que no pueden ser ni reprimidos ni demorados. Como cuarto personaje aparece la música en vivo por Diego Becker. Con dramaturgia de Claudio Mattos, sobre textos de Mattos, Vanina Montes, Virginia Mihura y dirección de esta última.

Jueves a las 21 y viernes a las 23 en El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960. Entrada: $100.

Proyecto Bioroom

Luego de su presentación en Barcelona, se estrena en Buenos Aires una propuesta que invita al espectador a ingresar al escenario íntimo, concreto y doméstico de una serie de espacios habitacionales donde se desenvuelven diversas experiencias en primera persona. En esta edición se complejiza la propuesta logrando que varias cápsulas dialoguen entre sí, a través de la obra de varios artistas, investigadores y críticos. Las actividades del ciclo se presentan en forma de “cápsulas” que reúnen experiencias y trayectorias diversas de la recopilación y análisis de archivos anónimos.

Desde el miércoles 11 hasta el sábado 14 en Cápsula 1 (Palermo), Cápsula 2 (Belgrano) y el Area de Crítica de Artes del IUNA, Bmé. Mitre 1869. Entradas, direcciones e info en [email protected] y www.facebook.com/bioroom

MUSICA

Disco

Después de haber sido honrado como Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y antes de estrenar este jueves un disco a dúo con Carlos Cutaia en la Biblioteca Nacional, Melero presentó su nuevo disco solista dos días atrás en el Margarita Xirgu, un teatro que es casi un monumento de la música porteña durante los ochenta. Editado nada menos que por Untref Sonoro –el sello de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, que ya publicó trabajos de Manolo Juárez, por ejemplo–, Disco es el aún más rítmico sucesor del breve Supernatural (2011), grabado con la misma banda, integrada por Félix Cristiani en bajo, Silvina Costa en batería, Guillermo Rodríguez en guitarra, Tomás Barry en sintetizadores y Yul Acri en órgano y piano. “Conozco un club de músicos/ sin interés en el groove”, repite Melero en uno de los largos temas de un disco justamente con mucho interés en eso, algo que demuestra el corte presentación del álbum, titulado nada casualmente “El ritmatista”.

Que te vaya bonito

Además de ser diseñadora en ZkySky –que acaba de editar un bello libro sobre el Barolo–, Julieta Ulanovsky supo fundar el grupo Rosal junto a María Ezquiaga, con la que compuso su primer hit, “Bombón”. Cuando el diseño le ganó a la música, Ulanovsky siguió despuntando el vicio cada tanto en La Musical Mexicana, un combo dedicado a tocar la música que aprendieron a querer de infantes, durante el exilio de sus padres en México. Junto a Martín García Reinoso y Beno Guelbert, La Musical Mexicana regresa al ruedo con su primer disco propiamente dicho, una delicia de comienzo a fin.

DVD

Bienvenidos al fin del mundo

Ya es una triste tradición: ninguna de las películas del director inglés Edgar Wright, uno de los mejores de su generación, se estrenó en cines en Argentina. Pasaron de largo la comedia zombie Muertos de risa, la parodia policial Hot Fuzz, la adaptación de la historieta Scott Pilgrim, y ahora también la comedia etílico-apocalíptica The World’s End, que lo reúne con su amigo, socio, coguionista y actor fetiche Simon Pegg, esta vez a la cabeza de un grupo de ex amigos que se reencuentran veinte años después del colegio. De la banda –que integran Martin “Watson” Freeman y Paddy Considine, entre otros “brits” del momento–, Pegg sería el único que no se aburguesó ni (para el caso) progresó ni sentó cabeza; y él es quien convoca a los demás para completar la Milla de Oro, un recorrido estudiantil por pubs del pueblo para emborracharse hasta quedar ciegos. Los otros muchachos acceden a duras penas, pero sus planes quedan patas para arriba cuando se topan con una invasión un poco a lo “usurpadores de cuerpos”, con cibernautas espaciales de sangre azul. Y no contamos más, que la gracia está en que es imposible prever el rumbo que toma después esta aventura desquiciada, el mejor estreno de las últimas semanas, dentro y fuera de los cines.

Una segunda oportunidad

Ya fue recomendada en estas páginas en ocasión de su estreno en cines, esta pequeña maravilla de la directora Nicole Holofcener (Walking & Talking) que tuvo la triste suerte de convertirse en una de los dos o tres películas póstumas de su protagonista masculino, James Gandolfini. Que acá brilló, en un papel de enorme sensibilidad, destinado a compensar sus matones más o menos tiernos de otros films, y que obtiene una química inimitable con Julia Louise-Dreyfus, uno de los mayores legados de la televisión de los ’90 para acá (Elaine, de Seinfeld, actualmente en Veep). La cosa arranca a lo chico-conoce-chica, solo que chico y chica están grandes, divorciados, con hijos y pocas expectativas para enfrentar la mediana edad. Imperdible.

CINE

Novelas góticas siglo XX

Auténtica continuadora de la novela gótica de los siglos XVIII y XIX, la británica Daphne Du Maurier ofreció con su obra literaria la fuente para varias películas extraordinarias. Su Rebeca (1938) “puso al día la fórmula básica de las historias de Ann Radcliffe y Walpole: la vieja mansión, la heroína ingenua y aterrorizada, el marido ambiguo, el ama de llaves siniestra, la influencia malsana de una persona muerta”. Su éxito fue tal que un grupo de escritoras especializadas en policiales (Agatha Christie, Ehel Lina White, Josephine Tey) escribieron por lo menos una novela gótica cada una. En la muestra que arrancó la semana pasada se verán varios títulos fundamentales con los que el cine reflejó esta tendencia: como La escalera de caracol (1946, de Robert Siodmak, sobre novela de White); y, entre otros títulos, El alucinante mundo de los Ashby (Paranoiac, 1963, de Freddie Francis, con guión de Jimmy Sangster); y El signo del diablo (J. Lee Thompson, 1966, con Deborah Kerr, David Niven). Gratis. Más información: www.aaci.org.ar y www.britishartscentre.org.ar

Martes, junio y julio a las 17 y 20, en el BAC, Suipacha 1333

Retrospectiva Fassbinder

A 32 años de su muerte Rainer Werner Fassbinder (1945-1982) sigue siendo “un cineasta-faro, capaz de iluminar de manera implacable las relaciones de poder y explotación internalizadas en la sociedad contemporánea”. Se verán diez de sus largos además de su monumental miniserie de 1980 Berlín-Alexanderplatz, basada en la novela de Alfred Döblin. Entre los films, se anuncian La nostalgia de Veronika Voss (para el viernes 20), sobre una olvidada actriz de la UFA y su mito, inspirado en la vida de la actriz Sybille Schmitz; El matrimonio de María Braun, La angustia corroe el alma y la menos vista El asado de satán, protagonizada por un famoso y narcisista poeta de la revolución del ’68, hundido en una terrible crisis creativa y económica.

Del jueves 12 de junio al miércoles 2 de julio en el Arte Multiplex, Av. Cabildo 2829

TELEVISION

Penny Dreadful

Recién estrenada en Estados Unidos, esta superproducción sobre tres aventureros que intentan descular una probable y misteriosa conspiración en la Londres victoriana, fue recibida por la crítica norteamericana como uno de los grandes programas del año. Hay mucho gore y hay algo de absurdo en su devenir argumental; todo transcurre durante los años en los que actuó Jack el Destripador, y en los que, propone el guión, una banda de carniceros y secuestradores continúan las atrocidades de aquél, sin motivos evidentes más que un comportamiento de culto secreto. Sir Malcolm Murray (Timothy Dalton) está decidido a rescatar a su hija, presuntamente abducida por estos criminales; en su misión se le unen la oscuramente elegante Vanessa Ives (la bella Eva Green), el tranquilo y ominoso valet de Murray (Danny Sapani) y un cowboy reclutado de una feria por sus habilidades con la pistola (Josh Hartnett). Creada por John Logan (Rango y Gladiator), Penny Dreadful tiene algo de fantasía steampunk, mucho de La liga de caballeros extraordinarios de Alan Moore y detalles de Verne, Drácula, Tom Sawyer y Sherlock, todo batido y reinventado con elegancia y charme.

Desde el 13 de junio, los viernes a las 22, por HBO

Lightfields

Para quienes siguieron Marchlands durante los últimos dos meses en el canal de cine y series del Viejo Continente, una gran noticia: ésta es la secuela de aquella extraordinaria serie sobrenatural. La historia no sigue estrictamente la anterior, sino que es similar en espíritu, y de espíritus se trata esta cosa: las vicisitudes de tres familias diferentes ocupando una misma casona rural en Suffolk en 1944, 1975 y 2012. Las une el fantasma de una chica, Lucy Felwood, muerta en circunstancias misteriosas en la primera de esas fechas. Protagoniza un reparto encabezado por Antonia Clarke (como Lucy), Dakota Blue Richards, Leilah de Meza y otros grandes desconocidos.

Jueves a las 22, por Europa Europa

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.