radar

Domingo, 23 de agosto de 2015

SALí

ALMUERZOS

 Por Sandra Martínez

CON AIRES PALERMITANOS

La carta compuesta mayormente por sándwiches y ensaladas puede resultar a esta altura algo repetida. Pero la verdad es que propuestas como ésta (un lugar lindo para un almuerzo sencillo) suelen escasear por fuera de los polos gastronómicos más conocidos. Tal vez por eso Bien de Bien se convirtió en uno de los favoritos de los mediodías de Villa Urquiza.

Ubicado en una ochava, el salón parece pequeño, con apenas unas pocas mesitas, pero luego se extiende más allá de un recodo con otra sala más amplia. Pese a estar fuera de la vista de la caja, los mozos están siempre alertas y logran que la atención fluya sin problema. Los fines de semana suele estar lleno a toda hora, pero de lunes a viernes es un rincón tranquilo donde se mezclan mamás con sus carritos de bebés charlando, jóvenes trabajando con sus notebooks y algún cliente leyendo el diario mientras toma un café.

En el frente salado una de las especialidades son los baguels, donde no faltan el clásico de salmón y queso crema, más versiones propias como el de leberwurst, pepinos agridulces y aderezo de mostaza y miel (desde $ 52). Entre los sándwiches resultan muy tentadores el de pollo asado con rúcula, tomates marinados en oliva, queso pategrás y mayonesa de hierbas ($ 64) o el vegetariano de berenjena grillada, muzzarella, tomates confitados y pasta de garbanzos ($ 62). El otro fuerte, las ensaladas, ofrece combinaciones como la Integral, de cous cous, verdes, zanahoria, cebollas caramelizadas y repollo colorado ($ 56) o la Verín, con jamón crudo, rúcula, muzzarella, croutons y tomate ($ 62). Las tartas caseras son muy ricas (recomendada la de cebollas caramelizadas, brie y panceta, $ 54) y salen acompañadas, igual que los sándwiches, con una mini ensalada o unas papas rústicas al horno. Los fines de semana, entre las 11 y las 16, suman también unas abundantes hamburguesas caseras de ternera y de pollo.

Gracias a su éxito diurno, Bien de Bien comenzó a abrir algunas noches, agregando platos más elaborados y un tapeo completo. Una opción de aires palermitanos, bien lejos de Palermo.

Bien de Bien queda en Helguera 4102. Teléfono: 4574-0360. Horario: martes y miércoles de 8 a 21, jueves a domingo de 8 a 24.


CRÊPES INTERNACIONALES

Crêpas nació en la Barra de Maldonado, Punta del Este, donde se convirtió en uno de los puntos de encuentro de los veranos uruguayos. Y, después de extenderse por otras localidades de Uruguay, desembarcó en la Argentina, con sucursal en Palermo y en Zona Norte.

El local de Martínez, con sus paredes cubiertas con pinturas de tono pop (que van de Marilyn a Willy Wonka), es ideal para un almuerzo rápido y sano. Con la llegada del buen tiempo, las mesas de la arbolada vereda se convierten en las más solicitadas, aunque sentarse en la barra siempre es una buena opción para relajarse un rato viendo cómo preparan los crêpes en el momento, utilizando unas grandes creperas traídas de Francia.

Hay opciones saladas que van desde combinaciones muy simples, como jamón y queso o caprese, hasta otras más elaboradas, como el de carne al Malbec con espinaca, el de pollo oriental al wok o el de cordero con cebollas caramelizadas. Muy recomendado el de queso brie con almendras, mostaza con miel y rúcula, sabroso y liviano. Además de los crêpes, el otro fuerte de esta cadena son sus excelentes jugos naturales, con opciones como el de naranja y zanahoria, la pomelada con albahaca o la ya infaltable limonada con jengibre que aquí suma pepino ($ 30). Al mediodía tienen un combo de crêpe más jugo a $ 100 (sólo efectivo).

Aunque los crêpes son contundentes, los golosos encontrarán casi imposible no tentarse con alguno dulce para el postre. Obviamente brillan los de dulce de leche o Nutella, que se pueden completar con frutillas, banana, coco y almendras. El de manzanas caramelizadas, por su parte, es recomendable para una merienda. Pero el toque tradicional, de deliciosa sencillez, es el de manteca y azúcar, donde la masa crocante gana protagonismo ($ 80) y se puede acompañar con un café Nespresso o un té de Tealosophie ($ 30).

Con la moda de las creperías ya instalada, los nuevos favoritos del mundo fast food tienen en Crepas un muy digno exponente.

Crêpas queda en Av. del Libertador 14450, Martínez. Teléfono: 4793-1917. Horario: todos los días de 10 a 24.


LEJOS DE LOS ESTEREOTIPOS

En un país de estirpe carnívora, los hermanos Verdejo apostaron al veganismo, impulsados por sus ganas de compartir los conceptos de cocina saludable que aprendieron en sus viajes por el mundo. El restaurante 011 Vegan abrió sus puertas en marzo, en una cortada tranquila de Las Cañitas. Baltazar gerencia el proyecto, mientras que Ariadna, que todavía vive en Nueva York (de donde son oriundos), viene dos veces al año a Buenos Aires para armar la carta de estación. Su idea es que cada plato combine presentación atractiva y un valor nutricional planificado a conciencia. Todos sus productos son de elaboración propia, para lo cual importaron especialmente el mejor equipamiento, que usan para procesar sus harinas y aplicar las técnicas gastronómicas del crudivorismo, como la deshidratación de alimentos.

La propuesta incluye una carta vegana y una carta raw, cada una con sus entradas, principales y postres. La milanesa de seitan a la napolitana ($ 95) o la lasagna de berenjenas, carne de tomates secos y nuez, queso de cajú, espinaca, tomate y salsa marinera ($ 82) son deliciosos platos de iniciación. Los que se animan a sabores más jugados pueden probar la tostada Wonderland de trigo sarraceno, semillas, tomates disecados y especias, con espinaca, queso vegano, pesto y aceitunas ($ 99) o la hamburguesa californiana de almendras, semillas, pasas de uva, zanahoria, tomates secos y especias, que se sirve al plato acompañada con tomates frescos, palta y espinaca, aderezados con un crema cruda ($ 115). Los domingos al mediodía se suman todos los infaltables del brunch en versión vegana: omelette, french toasts y waffles, entre otros. Y, a la hora de los postres, el arroz con leche de soja y canela ($ 70) no tiene nada que envidiarle a su variante clásica y más conocida.

Sin ensaladas y con una ambientación moderna y minimalista, que combina vidrio, cuero y cemento, 011 Vegan se aleja de los estereotipos que suelen rodear al veganismo con una propuesta auténtica y deliciosa. Vale la pena dejar la carne (al menos por una comida) y probar algo bien distinto a lo usual.

011 Vegan queda en Arévalo 3018. Teléfono: 4774-4804. Martes a sábado de 11 a 16 y de 19 a 24.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.