radar

Domingo, 5 de marzo de 2006

YO ME PREGUNTO

¿Por qué a los pies les dicen "patas"?

Cuando andamos calzados, usamos za-patos.
Cuando no, andamos des-calzos.
¿Qué es lo contrario a za-patos? Za-patas. Patas.
Y como dato adicional, los patos olemos bien.
El Pato Gnato

En tiempos inmemoriales un grupo de patas escandinavas, en busca de mejores hábitat, abandonó los lagos peninsulares a pie. Ni volando, ni nadando; a pie. Querían conocer bien la región. Terminaron en España. Naturalmente, cuando decidieron afincarse, las extremidades de estos animalitos eran una inmundicia maloliente. El vaho era insoportable. “¡Qué olor a pata escandinava!”, empezaron a decir los lugareños. Pero el gentilicio era molesto, así que lo sacaron. Tiempo después, ya el olor de cualquier sucio era adjudicado a las inocentes aves.
El Pato Carré

Una vez un pato se montó a dos de sus hembras en el mismo instante y cuando relataba su hazaña, los demás patos les decían yo también me monto en dos patas a la vez y para salvar esta confusión desde ese momento a las patas (extremidades) las comenzaron a llamar pies, o sea, el verdadero nombre de los pies son patas.
El Pato Lucas

Para evitar el conflicto con los pieses.
Bípeda académica

Según los estudios realizados por la Real Academia Argentina del Lunfardo la acepción “pata” se aplica desde el 17/10/45 para aludir a los pieses que luego de una larga caminata se introducen en las aguas de las fuentes de la Plaza de Mayo para su refresque, en una suerte de rito al estilo hinduista que implica un baño en las sagradas aguas del río Ganges.
El Gorilón estudioso

Porque si pisan una pata... queda un pato viudo.
El Patero patagónico

Porque si seguimos a “Pie juntillas” lo que dijo Mostaza: si vas paso a paso al menos empatas.
El patovika que te rompió la pata

Hace 7500 años, algunos hombres, quienes tenían una contextura física menor a la actual, se transportaban subidos a una robusta variedad de patos, de preferencia hembras, alabadas por su vasto plumaje, que cubría los pies humanos. En tribus cercanas como los HushPup o lo OldGrim se creía que los patos eran realmente los pies de aquellos hombres y se los llamó “¡patas!” en relación con el género. Otra curiosidad es que el graznido de los patos se oía como “ za”.(za-za-za). De allí que en el correr de los años devino en el significante za-pato la referencia al calzado humano. Desmentimos la versión sobre la sinonimia derivada del nauseabundo olor de los patos y su equivalente olor del pie humano.
Elza-Patero de Villa Crespo

Porque en la Revolución Mexicana todo un ejército peleó a las patadas al grito de ¡¡¡Viva zapata!!!
Marquitos el Chiapa, perdón, el Chapa de la Villa (que no es ningún Pancho)

Para la próxima:  ¿Por qué lo divertido es "un plato"?

Para criticarnos, felicitarnos, proponer ideas, mandar sus respuestas, fotos descabelladas, objetos insólitos, separados al nacer o dudas a evacuar:
fax 6772-4450 • mail:
[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.