radar

Domingo, 5 de octubre de 2014

VALE DECIR

SE RESERVA EL DERECHO DE ADMISIÓN

Al “actor”, luchador y mediático estadounidense Terence Gene Bollea suele conocérselo como Hulk Hogan. O, en los últimos días, como la cara visible de un restaurante con tufillo a racismo. El asunto es así: ubicado en Tampa Bay, Florida, la taberna y club nocturno Hogan’s Beach lleva poco menos de dos años funcionando, aunque recientemente se ha hecho público (y se ha denunciado) el código de vestimenta necesario para ingresar a sus facilidades. Porque, sí, comer en el dinner de Hulk Hogan implica un dress code. Bastante restrictivo, dicho sea de paso, en especial con el look generalmente asociado al estereotipo urbano de la comunidad afroamericana. A las pruebas remitirse...

Los no-no de H. H. incluyen: no usar remeras largas, vestimenta excesivamente holgada, shorts, gorros torcidos o hacia atrás, muchas joyas (o joyas grandes), pantalones camuflados (a menos que el hombre y/o la mujer tenga una identificación militar), nada de zapatillas deportivas y nunca una bandana (flor de ironía, considerando que Terrence/Hulk viste una en el cartel de ingreso). Tampoco podrá ingresar quien lleve remeras blancas (sic) o con estampados que contengan improperios o contenido que gerencia considere ofensivo. Todo sea por visitar un sitio donde se sirven... ¿hamburguesas, tacos y sándwiches? El colmo de la elegancia.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.