radar

Domingo, 8 de octubre de 2006

VALE DECIR

Pete, birra, faso

Un estudio de la Facultad de Odontología de la Universidad de Malmo, en Suecia, reveló que el sexo oral aumenta las posibilidades de contraer una variedad del virus del papiloma humano, lo cual implica ser más propensos a contraer cáncer de boca. Si bien los principales factores que contribuyen a provocar este cáncer son el tabaco y el alcohol, un aumento de pacientes jóvenes con cáncer de boca relaciona esto con el “virus de las felaciones”. Es por eso que el responsable del estudio, Kerstin Rosenquist, recomienda, muy suelto de cuerpo y para tristeza de más de uno, que la felación sea desterrada por completo de la vida sexual. Cigarrillo, botella y sexo oral... claramente, el problema es la succión. Ahora vienen por el mate.

Huevadas

Si existen días homenajeando todo tipo de actividades y cosas, ¿por qué no puede haber un Día del Huevo? No el día del ocio: el Día del Huevo. Este año le toca a Buenos Aires ser la sede de los festejos por la Semana Mundial del Huevo que comienza partir de mañana en más de 153 países, integrantes de la Comisión Internacional del Huevo. Con la idea de difundir los valores nutritivos de este alimento, Buenos Aires será la sede de la Primera Semana Gourmet del Huevo. Cinco días en los que se usará el huevo para preparar todo tipo de comidas en cinco de los restaurantes más representativos de la ciudad. Los festejos culminarán el viernes, Día Mundial del Huevo. Así que ya sabe: si no tiene nada mejor que hacer los próximos días, no hay manera más apropiada para hacer huevo que sumarse a la celebración.

Revolcón en la granja

La profesión más antigua no conoce de discriminación de sexo ni edad, pero parece que en algunos países la prostitución tampoco deja de lado a otras especies. Por ejemplo: en Dinamarca no existe una prohibición contra el sexo con animales, sea gratis o pagando, siempre y cuando los bichitos “no sufran”. Por esto, en Internet, algunos daneses ofrecen abiertamente a sus animales para tener sexo, afirmando que tienen muchos años de experiencia en el ramo y que, incluso, sus mascotas “desean” hacerlo. Alemanes, suecos y noruegos visitan incansablemente estas especies de burdeles en Dinamarca para saciar su deseo de zoofilia. Como plantea con orgullo un granjero, que explota sexualmente a su caballo, “los clientes afirman que es más fácil conseguir este servicio en Dinamarca que en sus propios países”. Es cierto: el servicio sólo cuesta entre 85 a 170 dólares, pero a ese precio más de un chacarero pampeano querría conseguirles una changa a sus pobres ovejas.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.